Salud | Vida Sana

Seis maneras de controlar tu estrés para proteger tu corazón

El estrés es una respuesta adaptativa del organismo a las amenazas y exigencias del día a día, pero mal gestionado puede llegar a suponer un factor de riesgo cardiovascular

El estrés es una respuesta adaptativa del organismo a las amenazas y exigencias del día a día, pero mal gestionado puede llegar a suponer un factor de riesgo cardiovascular.

Pexels / Pixabay

El estrés es parte de nuestro día a día. Nos lo puede ocasionar desde un examen hasta el llanto de un niño, una mudanza, o incluso experiencias positivas como una celebración familiar. Pero debemos tener cuidado: cuando el estrés se acumula puede afectar a la salud física y mental de la persona y ser especialmente perjudicial para el corazón.

El doctor Paolo Racugno, cardiólogo del Hospital Quirónsalud Valencia, recuerda que el estrés, desde el punto de vista médico, es la respuesta adaptativa del cuerpo a una presión física o mental: «Activa un sistema neurohormonal pensado para sobrevivir frente a situaciones amenazadoras, como prepararse para la huida frente al ataque de una fiera. Pero el estrés sostenido puede ser perjudicial para el funcionamiento del organismo».

El aumento de los niveles de catecolaminas ocasionado por el estrés produce sobre el sistema cardiovascular, entre otros efectos, el incremento de la frecuencia cardíaca y de la presión arterial. Al mismo tiempo, las hormonas que se liberan por estrés provocan no solo que la mente corra a gran velocidad, sino una respiración más rápida y un incremento de la presión arterial y de la tensión muscular.

Factor de riesgo cardíaco

«No hay pruebas de que el estrés continuo cause por sí solo hipertensión arterial. Sin embargo, puede contribuir al mal control de la tensión en sujetos hipertensos. Asimismo, podría llevar a un diagnóstico errado de hipertensión en sujetos normotensos, por ejemplo, si nos tomamos la tensión en un momento estresante y observamos cifras más altas de las habituales», detalla el especialista de Quirónsalud.

Encontrar la forma saludable de manejar el estrés puede ayudarnos a mejorar nuestro estado de ánimo y evitar comportamientos dañinos para la salud

dr. paolo racugno, quirónsalud valencia

Por ello, Racugno recomienda medir la tensión en situaciones de tranquilidad emocional y de reposo. «Cuando existen dudas, nos es de gran ayuda el MAPA (monitorización ambulatoria de la presión arterial), que toma y registra cada media hora la tensión arterial, incluso cuando estamos durmiendo. De este modo se puede diferenciar un verdadero hipertenso de un falso hipertenso y evitar administrar un tratamiento inútil e incluso perjudicial».

Si el estrés continuo representa una amenaza para el corazón, el estrés agudo puede llegar a ser un peligro para la propia vida. La Fundación Española del Corazón mantiene que el estrés es un factor de riesgo cardíaco. Aunque no hay estudios definitivos que lo certifiquen, la práctica médica así lo evidencia: cuanto menos estrés tiene una persona, menor riesgo de padecer un accidente cardiovascular, y viceversa. No hay que olvidar que las enfermedades cardíacas encabezan las causas de mortalidad normal en nuestro país.

Los síntomas

Racugno explica que el cuerpo reacciona de la misma forma a todo tipo de estrés. Los síntomas comunes son malestar estomacal, incapacidad para concentrarse, problemas para dormir, dolores de cabeza, ansiedad y cambios del estado anímico. El facultativo señala que las palpitaciones, es decir la sensación de latido acelerado, representan uno de los principales síntomas por los cuales las personas acuden a una consulta de cardiología.

Las palpitaciones por estrés pueden ser una simple taquicardia sinusal, pero también la traducción de una arritmia más peligrosa. «En personas predispuestas, pueden degenerar en taquicardias más prolongadas y potencialmente peligrosas si no se tratan a tiempo», detalla el experto.

Para el correcto diagnóstico de las taquicardias, y distinguir aquellas primarias de aquellas causadas por el estrés, puede ser útil el Holter ECG, un aparato que registra durante 24-72 horas el ritmo cardíaco.

Síndrome ‘del corazón roto’

El doctor Racugno señala otro síndrome cardíaco asociado al estrés. Se trata de las miocardiopatía o síndrome del corazón roto, el conocido como síndrome de tako-tsubo. Se desarrolla después de una emoción intensa, normalmente negativa, que produce la liberación de una gran cantidad de catecolaminas. «Se presenta con los mismos síntomas de un infarto del corazón y requiere ingreso hospitalario. El curso es casi siempre favorable. No obstante, a veces se complica con insuficiencia cardiaca (incapacidad del corazón de cumplir con sus funciones), arritmias malignas y, en última instancia, el fallecimiento del paciente».

Por todo ello, el cardiólogo del Hospital Quirónsalud Valencia defiende que es muy importante aprender a manejar el estrés, así como encontrar formas saludables de hacerle frente. Una estrategia correcta puede, además, mejorar nuestro estado de ánimo, evitando aquellos comportamientos malsanos a los que tendemos cuando estamos estresados.

Seis maneras de manejar el estrés

«Ante situaciones de estrés solemos poner en práctica malos hábitos, tales como fumar, beber demasiado o ingerir alimentos ricos en grasas o azúcar. Además, el estrés puede provocar tensión en el corazón de diferentes formas: aumentando la presión arterial, la inflamación en el cuerpo, el nivel de colesterol y triglicéridos en la sangre, así como a través de palpitaciones fuera de ritmo», detalla.

El doctor Racugno anima a probar diferentes maneras de relajarnos, como practicar deporte de forma regular; dedicarse momentos para la meditación o el yoga; sentarnos y tomar conciencia de la respiración durante 10 minutos cada día; pasar tiempo haciendo actividades que nos gusten; relacionarnos con la gente; o la práctica de cualquier actividad que ayude a la mente a calmarse y desconectar.

«Hasta las situaciones cotidianas nos pueden generar estrés. Por ello, es importante aprender a manejarlo para que no afecte de forma negativa a nuestra salud. Encontrar la forma saludable de manejar el estrés puede ayudarnos a mejorar nuestro estado de ánimo y evitar comportamientos dañinos para la salud, como fumar o los atracones de comida», insiste el experto de Quirónsalud Valencia.

Te puede interesar