En medio de este contexto tan excepcional de confinamiento ha llegado el Día del Padre. Es una gran ocasión para hacer algo especial con nuestros seres queridos y, si duda, este año las familias lo disfrutarán más que otras veces, porque los regalos que pueden hacer superarán a cualquier detalle material anterior.

«Existen diferentes mecanismos en la psicología que explican que las experiencias otorgan una mayor satisfacción que una prenda de ropa, un aparato tecnológico o unas zapatillas deportivas», explica en una de sus publicaciones el psicólogo social Amit Kumar, de la Universidad de Chicago (EEUU), como recoge Efe.

Ante la imposibilidad de salir de casa a comprar un regalo convencional, los más pequeños tendrán que tirar de imaginación para sorprender a sus padres en un día tan especial.