Martin Blake, británico de 72 años, sufrió un infarto durante sus vacaciones en Lanzarote el año pasado. Ingresó en un hospital público de la isla donde no tenían el equipamiento requerido para hacerle el cateterismo que necesitaba. Había que trasladarlo y las opciones eran un centro privado en Lanzarote, otro público en Gran Canaria o volver a Gran Bretaña. Las trabas de la aseguradora, Travel Insurance Facilities, retrasaron hasta seis días su traslado a Gran Bretaña. Allí murió a los dos días por las complicaciones.

La denuncia de la familia de Blake fue recogida por los medios británicos y hoy la ha recordado el caso la Alianza Española de la Sanidad Privada (ASPE) para denunciar lo que aseguran es un fraude a gran escala. Cada día, unos 800 pacientes británicos (casi 300.000 al año) sufren la estafa de las pólizas opacas que incluyen asistencia médica en viaje pero excluyen la sanidad privada, con lo que en la práctica el paciente solo tiene derecho a la sanidad pública: «El paciente piensa que puede acudir a cualquier hospital y no es así. Esto es contrario a derecho, el ofrecer una prestación sanitaria a la que los ciudadanos británicos ya tienen derecho», denuncia ASPE.

David Medina, el director del grupo de trabajo de ASPE que lleva tres años denunciando esta situación, asegura que son varias las muertes producidas por esta causa, «sobre todo en pacientes de entre 70 u 80 años». La asociación, que reúne al 80% de los centros sanitarios privados, cuantifica en 100 millones de euros el coste de estas prácticas a la Sanidad Privada. «Son unos 800 pacientes diarios a 4.000 euros cada uno. Y a eso hay que añadirle los costes a la Sanidad Pública, que no podemos cuantificar», afirma Medina.

Aunque la Sanidad Pública tiene que atender a todos los ciudadanos de la UE, para ASPE estas prácticas generan costes por «la saturación que sufre el sistema y porque obliga a realizar un gasto que luego ha de reembolsarse con las políticas de compensación, pero el coste ya está hecho». Denuncian, además, que en algunos casos la Sanidad Pública ha reclamado los costes a los hospitales privados españoles, «cuando deberían ser las aseguradoras británicas».

Son 15 las aseguradoras denunciadas por ASPE, la mayoría con contratación online: Travelinsurance4medical.co.uk, Insurefor.com, OK To Travel, Insure Pink, Staysure, Suretravel Citybond, Covered 2 Go, Good to Go, All Clear Traveler, Alpha Travel, ERV MediCare, Leisurecare Multi-Traveller X5, World First Traveller y Get going Travel Insurance.

Tres años de denuncias sin medidas

Pese a los tres años de denuncias públicas, ASPE lamenta que no han visto aún la puesta en marcha de medidas. Medina asegura que desde 2016 han puesto en conocimiento del fraude a las comunidades autónomas, al Ministerio de Sanidad y a la Comisión Europea. «Nos han ido derivando, se pasan la pelota pero las aseguradoras siguen actuando con impunidad», afirma el representante de ASPE. En última instancia, han sido derivados a la FCA (Financial Conduct Authority), la autoridad competente en EEUU, quién «lo está investigando pero aún no conocemos que se hayan emprendido acciones».

Entre las medidas que han presentado hoy en una rueda de prensa, la exigencia a las autoridades británicas de que tomen medidas cautelares contra estas empresas, la solicitud de reuniones con políticos de todos los ámbitos y la distribución de un folleto para que los británicos conozcan los riesgos a los que se enfrentan. Creen, según Medina, que la incertidumbre sobre el brexit ha podido ralentizar las acciones por parte de las entidades implicadas. «No sabemos si los británicos seguirán teniendo derecho a la Sanidad Pública en la UE. Si no fuera así, se acabaría el problema, pero necesitamos que las  cosas queden claras desde el principio», afirma el experto.

ASPE pide a las aseguradoras que ofrezcan información clara sobre las coberturas que incluyen y abogan porque el ciudadano firme un documento específico sobre el seguro de asistencia médica (el que firman de asistencia sanitaria incluye también otro tipo de servicios como pérdida de maletas).

La alianza también denuncia, en consecuencia de esto, que estas empresas están lucrándose gracias a estos seguros que no cubren. «En los últimos años sus ingresos han crecido un 2.000% y un 300% solo el último año», denuncia Medina.