Salud

Residencia Monte Hermoso: "¿Es usted el hijo de Casimiro Bernardo? Su padre ha fallecido, pasen a recogerlo"

Sin paliativos. Es la 1:30 de la madrugada del lunes y suena el teléfono en casa de Tomás Bernardo. «¿Es usted el hijo de Casimiro Bernardo? Su padre ha fallecido, pasen a recogerlo». Es la llamada inesperada desde la Residencia Montehermoso donde su padre ha muerto, posiblemente, con coronavirus. “No tenemos la certeza”, asegura a El Independiente Tomás Bernardo.

Su padre es uno de los 17 casos muertos contabilizados en la Residencia Montehermoso de Madrid, según los datos que maneja el Ministerio de Sanidad. La residencia, concertada por la Comunidad de Madrid, protagoniza un brote que ha requerido de la asistencia de personal del Hospital Clínico de Madrid para hacer frente a la situación de los mayores internados en ella. Estos son los datos oficiales, Tomás ni su hermano, ni su madre sabían nada de estos casos. Lo han visto hoy en las noticias, cuando ya su padre estaba enterrado.

Tomás ni su hermano, ni su madre sabían nada de estos casos. Lo han visto hoy en las noticias, cuando ya su padre estaba enterrado.

“Yo la última vez que le ví fue el sábado día 7. Estaba debilucho, pero bien. Cuando me despedí de él me dijeron que a partir de esa semana no fuéramos a verle para evitar contagios, por eso del coronavirus, y que ellos nos iban a llamar por teléfono para decirnos cómo estaba”, explica Tomás Bernardo. 

Durante la semana siguiente el trabajador social del centro le llamaba para contar cómo se encontraba su padre de 85 años. “Sobre la hora de comer me llamaban, me decían que estaba bien. El miércoles me dijeron que había tenido un poco de fiebre, pero el viernes me dijeron que estaba bien”. En ese punto le confirmaron que había dos casos de dos personas que se habían llevado al hospital, pero que estaban sin confirmar, “pero que él no lo tenía. También me confirmaron que lo iban a llevar a la primera planta, porque la segunda planta se iban a quedar personas que estaban más graves”, cuenta.

El seguro se puso en marcha y la funeraria se encargó de todo y esta mañana han ido al entierro “y ya está”. No han hecho velatorio por elección propia. “Nosotros no tenemos la certeza de que ha muerto por coronavirus, en el acta pone  lo de insuficiencia respiratoria y paro cardíaco y posibilidades de coronavirus, pero no certeza”. 

De cara al fin de semana le dijeron que no le iban a llamar porque eran menos personas en la residencia, “que no nos preocupásemos”. El siguiente contacto sería la llamada en la que le comunicaban su muerte. Tras la primera llamada recibió una segunda por parte de la doctora de guardia, después de demandar él más explicaciones. La doctora le explicó que no podían ir allí porque la clínica no estaba abierta y no se podía acceder. Le explicó que su padre había muerto por insuficiencia respiratoria y paro cardíaco, “tiene síntomas de coronavirus ya lo verán en el acta de defunción”. 

No han podido hablar con la residencia, no contestan; la Comunidad no se ha puesto en contacto con ellos. “Nadie nos ha llamado, la única llamadas que tuvimos fueron las de la madrugada del lunes y, ponlo bien clarito, me preguntaron ¿Es usted el hijo de Casimiro Bernardo..”

Comentar ()