Salud

La Generalitat confirma 14 brotes de Covid en la comarca confinada de Lleida

La conselleria de Salud no descarta el confinamiento domiciliario porque se han producido contagios comunitarios

Un Mosso d'Esquadra realiza un control de carreteras en la comarca del Segrià. EFE

La Generalitat ha confirmado 14 rebrotes activos de coronavirus en la comarca del Segrià, confinada desde este sábado, en la que en los últimos días se han producido 400 nuevos positivos de Covid-19. El responsable de vigilancia epidemiológica de la región de Lleida, Pere Godoy, ha reconocido que en la mayoría de los casos estos brotes responden a «trabajadores que llevan virus a casa» lo que ha generado una transmisión comunitaria que les preocupa por su difícil control.

La consellera de Salud de la Generalitat, Alba Vergés, admitió este domingo que es posible que deba confinarse en casa a los 200.000 vecinos del Segrià (Lleida), tras el rebrote por el coronavirus: «No podemos descartar nada» advirtió Vergés, una puerta que hoy se mantiene abierta tras constatarse este contagio comunitario.

En el conjunto de Cataluña Salut ha confirmado hoy 73.330 contagios, 176 nuevos contagios en las últimas 24 horas, y 45 hospitalizados. Además, los responsables sanitarios destacan en el cambio del perfil de los hospitalizados, que ahora son sobre todo «personas activas laboralmente y con buena salud».

Voluntarios para el hospital de Lleida

En este contexto, la Generalitat pide voluntarios para el Hospital Arnau de Vilanova, el centro de referencia para el tratamiento de coronavirus en la zona confinada. El viernes se instaló un hospital de campaña para realizar las pruebas PCR de cribaje y le hospital ha destinado además una segunda plata para enfermos de Covid-19. Lleida tiene 57 ingresados por coronavirus en diferentes hospitales, ocho de ellos en cuidados intensivos.

La medida más contundente frente a la pandemia desde el final del estado de alarma el 20 de junio -hasta ahora solo habían pasado a fase 2 de desescalada algunas zonas de Aragón- se ha producido en el primer fin de semana del periodo vacacional, una jornada en la que se ha incrementado considerablemente en España el tráfico por carretera hacia los lugares de descanso y el aeroportuario.

Desde este sábado el Gobierno catalán prohíbe las salidas de la ciudad de Lleida y otros 37 municipios por motivos que no sean laborables y las reuniones de más de 10 personas, entre otras medidas, después de un aumento «considerable» de los contagios en los últimos días, en palabras del presidente catalán, Quim Torra, y de que los ingresos reportados en el Hospital Arnau de Vilanova de Lleida se hayan triplicado en las últimas diez jornadas.

La consejera de Salud ha subrayado este domingo la importancia de evitar aglomeraciones y de no encadenar reuniones con más de diez personas distintas: «No es cuestión de cerrar las actividades económicas, pero si de reducir la actividad social».

Sobre el cierre perimetral, ha explicado que le preocupa más lo que pueda pasar dentro del Segrià: «No serviría de nada que marcáramos el perímetro y prohibiéramos ir a comarcas vecinas, pero dejar que dentro se transmitiera el virus».

Al ser preguntada por la duración de este confinamiento, ha afirmado que cada día están mirando los datos, y que harán dos revisiones profundas: una dentro de siete días y otra en dos semanas.

«Esperamos que no se tenga que alargar», pero ha reconocido que 14 días no son muchos, por lo que deben esperarse para hacer esta valoración.

Y ha dicho que las pruebas de acceso a la universidad «se podrán hacer seguro», ya que se aplicarán estrictamente las medidas sanitarias, pero ha planteado que algunos estudiantes hagan los exámenes fuera de la comarca.

En cuanto a la mayor afectación del rebrote entre los migrantes y temporeros en el Segrià, ha recordado que la campaña de fruta representa multiplicar a la población, y que estas personas se mueven por toda España.

La Conselleria de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias «ha invertido como nunca en esta campaña para ofrecer más alojamientos, para dar más dignidad y más apoyo social a estas personas».

«La responsabilidad es del Estado. No sirve de nada mirar hacia otro lado», y ha indicado que si no se regulariza su situación se dejan solos a los ayuntamientos.

Comentar ()