La Organización Mundial de la Salud avala el uso de los corticosteroides sistémicos (es es, no inhalados) para tratar a enfermos graves de Covid-19. La agencia de salud de la ONU ha publicado una guía con recomendaciones apoyándose en los resultados del estudio Recovery que constata que se reduce la mortalidad en aquellos enfermos tratados con medicamententos como la dexametasona.

«Recomendamos los corticosteroides sistémicos para el tratamiento de pacientes con Covid-19 grave y crítico. Sugerimos no utilizar corticosteroides en el tratamiento de pacientes con COVID-19 no grave como tratamiento.

Dexametasona.

La recomendación de los expertos de la OMS es una terapia con corticosteroides por vía intravenosa u oral, y ponen como ejemplo 6 mg de dexametasona por vía oral o intravenosa al día o 50 mg de hidrocortisona por vía intravenosa cada 8 horas, durante 7 a 10 días en pacientes con graves y críticos.

Al estudio inicial de Recovery la OMS se asoció con los investigadores de siete ensayos sobre corticosteroides para realizar un metanálisis de estos ensayos, con el fin de proporcionar rápidamente evidencia adicional sobre la que hacer las recomendaciones que ahora publica.

En España el uso de la dexametasona se ha utilizado durante los peores momentos de la pandemia pero de manera facultativa no se daba a los enfermos como parte de ningún ensayo clínico.