Los aproximadamente 170 estudiantes que permanecían confinados desde el sábado en el hotel Bellver de Palma, y que han dado negativo en las pruebas de covid, abandonaban esta mañana las instalaciones con expresiones de alivio y satisfechos por regresar a casa: «Soy libre, qué consuelo», manifestaba uno de ellos a punto de subir al autobús que los llevaría al puerto con destino a Valencia, donde serán sometidos a nuevos test de control.

La operación de embarque de los jóvenes, primer paso para viajar a sus comunidades de origen, donde pasarán la cuarentena, se ha realizado con total tranquilidad y orden, ha comenzado a las 6:20 horas y ha concluido sobre las 8:50, informa Efe.

En contra del criterio del Ejecutivo balear, el Juzgado de lo Contencioso número 3 de Palma ordenó este miércoles mantener el confinamiento únicamente para los jóvenes peninsulares de viaje en Mallorca que han dado positivo en covid-19 en un macrobrote, por lo que en el hotel continuarán confinados unos 70 estudiantes.

A primera hora de esta mañana, de manera ordenada, en ocasiones en fila, en silencio y con cara de haber madrugado, los jóvenes han subido, junto a sus monitores, en tres autobuses que les han conducido al puerto de Palma, desde donde partirán hacia Valencia, donde llegarán esta tarde.

Un pequeño grupo ha optado por el avión, por lo que otro autobús les ha llevado hasta el aeropuerto de Son Sant Joan para viajar a la península, sin que se hayan hecho públicos sus destinos.

A primera hora de esta mañana, de manera ordenada, en silencio y con cara de haber madrugado, los jóvenes han subido, junto a sus monitores, en tres autobuses que les han conducido al puerto de Palma

Todos ellos, junto a personal sanitario, llevaban sus mascarilla perfectamente colocadas y han ido metiendo sus maletas en el autobús.

Ante un grupo de periodistas, algunos han rehusado hacer declaraciones pero otros sí han expresado su alivio por dejar este hotel de cuatro estrellas en el que han pasado unos días confinados en sus habitaciones y poder volver a casa.

«Menos mal que se ha acabado esto, pero volveremos a Mallorca», ha dicho una chica poco antes de subir al bus, mientras que otro joven ha apostillado: «Muchas ganas de volver a casa».

Otro adolescente no ha dudado en ponerse delante de las cámaras para decir que está «perfecto de salud» y que no sabía «muy bien» qué hacía en este hotel habilitado por el Govern balear para las personas que deben guardar cuarentena en la isla y no tienen domicilio donde pasarla.

«Me parece un peligro estar aquí (en el hotel) porque había gente que no cumplía las normas y no me hacía ninguna gracia», ha relatado una joven que ha asegurado que cumplirá la cuarentena en casa a pesar de que no es portadora de la covid.

Una vez que lleguen a la Península, a todos los estudiantes se les realizará un test antes de que emprendan viaje hacia sus respectivas ciudades en autobuses fletados por sus comunidades de origen.