Consumo | España | Salud | Vida Sana

Alerta sanitaria al detectar óxido de etileno en helados

Mujer consumiendo un helado

Mujer consumiendo un helado EP

El pasado 24 de junio la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), como representante de la Comisión Europea, alertaba de la detección de un aditivo alimentario – el E410 – contaminado con óxido de etileno en varios productos.

Aunque los helados industriales son los alimentos en los que este aditivo suele ser más utilizado como estabilizante, otros como postres lácteos y salsas también podrían contenerlo.

¿Qué es el óxido de etileno?

De acuerdo con la Agencia para Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades (ATSDR), el óxido de etileno es «un gas inflamable de aroma más bien dulce, que se disuelve con facilidad en el agua, el alcohol y la mayoría de los solventes orgánicos».

Este es utilizado principalmente en la elaboración de «otras sustancias químicas, especialmente el etilenglicol, una sustancia que se usa en la producción de anticongelantes y el poliéster». Su uso también se da, aunque en muy pequeñas cantidades, «para controlar los insectos en ciertos productos agrícolas almacenados, como frutos secos y especias»; así como «en los hospitales para esterilizar los equipos y materiales médicos».

Entre los efectos que el óxido de etileno provoca sobre los humanos, el Instituto Nacional de Investigación y Seguridad (INRS) explica que puede  «causar cáncer» e inducir «anomalías genéticas». Por su parte, la ATSDR ha notificado que los trabajadores en contacto directo con esta sustancia han sufrido irritación de ojos, quemaduras en la piel o problemas en el funcionamiento del sistema nervioso.

Polémica por la falta de transparencia del Ministerio de Consumo

Las empresas distribuidoras de estos alimentos infectados por el óxido de etileno ya los han retirado, aunque en España – a diferencia de en otros países vecinos como Francia – no se ha hecho público en qué productos específicos se ha localizado dicha sustancia.

Esto ha provocado el enfado y preocupación de la OCU y FACUA, quienes han reclamado al Ministerio de Consumo que se informe públicamente de las marcas y alimentos contaminados, así como de los lotes y fechas de caducidad de los mismo, para que los consumidores puedan deshacerse de ellos en el caso de haberlos comprado antes de que se activase la alerta.

Te puede interesar

Comentar ()