Salud

¿Cáncer de mama o mastitis? Conocer las enfermedades de la mama para prevenir el cáncer

Imagen de archivo de una chica con el torso desnudo sosteniendo un cartel en el pecho rosa y sobre fondo rosa como representación d ela prevención del cáncer de mama

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estableció el 19 de octubre como el Día Mundial de la Lucha Contra el Cáncer de Mama. Pexels

1 de cada 8 mujeres padecen cáncer de mama en España con una tasa de incidencia de 132 casos por cada 100.000 habitantes. El cáncer de mama es una proliferación maligna de células epitetales que revisten los conductos mamarios, es decir, se trata de una enfermedad clonal donde una célula de la mama tiene la capacidad de dividirse sin control ni orden, haciendo que se reproduzca hasta formar un tumor.

Tipos de cáncer de mama

El cáncer de mama más común

El cáncer de mama más común es el ductal invasivo o filtrante (CDI) con un 80% de casos. Se denomina así porque se extiende hacia los tejidos de la mama que lo rodean y tiene la capacidad de diseminarse hacia los ganglios linfáticos y otras zonas del cuerpo.

Otros tipos de cáncer de mama

Pero existen también otros tipos de cáncer de mama: carcinoma lobulillar «in situ» (CLUS), la enfermedad de Paget de la mama, tumor filodes o cistosarcoma filodes y carcinoma inflamatorio de mama. De este último es del que vamos a hablar, con motivo del Día Mundial de la Lucha Contra el Cáncer de Mama -19 de octubre-.

Tipos de cáncer de mama
Tipos de cáncer de mama Estudios Especializados Diagnósticos (EED)

Síntomas del cáncer inflamatorio de mama

A pesar de que el cáncer de mama es uno de los más frecuentes entre las mujeres, cuando hablamos de cáncer inflamatorio nos encontramos ante una tipología poco común que se encuentra entre el 2 y el 6% de todos los casos, con síntomas claramente diferenciados.

Estos síntomas, que se manifiestan a causa del bloqueo que las células tumorales efectúan a los vasos linfáticos en la piel se presentan en:

  1. Molestias
  2. Cambios de temperatura y apariencia de la mama
  3. Enrojecimiento de la piel, incluyendo aparición de hematomas o manchas
  4. Desarrollo de las marcas en la piel (se puede confundir con piel de naranja)
  5. Alteración en la forma del pezón (puede hundirse o achatarse)
  6. Inflamación de los ganglios linfáticos situados bajo la axila (también pueden agrandarse y endurecerse)

Sin embargo, según la Unidad de la Mujer, estos indicios, similares a los de la mastitis -infección de la mama-, pueden llegar a confundirse.

Qué es la mastitis

La mastitis es una inflamación (hinchazón) de la mama que generalmente es causada por una infección de uno de los senos. Suele desarrollarse con más frecuencia en las mujeres e incluso en los mamíferos como consecuencia de la lactancia, cuando un conducto de leche se obstruye y no drena bien, pero también se debe a un corte o abertura en la piel que puede provocar una infección.

Esta infección, ocasiona que los glóbulos blancos del cuerpo liberen sustancias para combatir la infección, provocando que el seno se hinche, se inflame, enrojezca, cambie de temperatura y como consecuencia aparezcan dolores, molestias o un mayor flujo sanguíneo. Además, puede producir fiebre o dolor de cabeza o síntomas similares a los de la gripe, con malestar general.

Su tratamiento consiste generalmente en la prescripción de antibióticos y el vaciado de la leche del seno, como indica American Cancer Society. En algunos casos puede desencadenar un absceso en el seno (acumulación de pus). Solo en este caso sería necesario una intervención quirúrgica para drenar dicho pus.

Si después de consumir antibióticos durante 1 semana o 10 días los síntomas no desaparecen por completo, se recomienda acudir al médico en la mayor brevedad posible para descartar la enfermedad oncológica inflamatoria. Tras la exploración física, se lleva a cabo una mamografía para comprobar el engrosamiento de la piel o los ganglios y que sirva como guía para la biopsia, encargada de confirmar la existencia de células cancerosas, aunque los especialistas pueden requerir más ecografías y biopsias para asegurarse de su diagnóstico y ajustar lo máximo posible el tratamiento.

La Unidad de la Mujer del Hospital Ruber Internacional, también comenta que el mayor problema de esta patología es que suele propagarse de manera muy rápida y el bulto que desarrolla no es fácil de detectar ni con la palpitación de la mama ni con mamografía, por lo que su diagnóstico y tratamiento son más complejos. Por el contrario, si la mastitis se detecta rápido gracias al conocimiento de los síntomas anteriormente descritos – que no tienen por qué darse de manera simultánea- y se acude al especialista lo antes posible, será mucho más sencillo frenar su propagación.

Tratamiento del cáncer de mama inflamatorio

En caso de que se trate de un cáncer de mama inflamatorio (IBC), es decir, un tipo infrecuente de cáncer de seno invasivo que normalmente produce cambios en la piel, se considerará en etapa III. Cuando se propaga a otras partes del cuerpo se considera un cáncer en etapa IV -fuera de la mama y de la axila, invadiendo órganos vecinos o a distancia-, cuando existe metástasis. Aunque estos cánceres crecen rápidamente y pueden suponer un reto tratarlos, existe un tratamiento que aborda diferentes disciplinas.

Cuando se clasifica en etapa II, por lo general, el tratamiento comienza con quimioterapiaterapia sistemática– para reducir el tamaño del tumor destruyendo las células cancerosas en casi todas las partes del cuerpo , seguido de una cirugía (mastectomía y disección de los ganglios linfáticos- para extraer el cáncer. Normalmente, después de la cirugía se administra radioterapia o incluso más quimioterapia antes de la radiación, para evitar las recidivas del tumor.

La mayoría de las mujeres con IBC reciben dos tipos de medicamentos de quimioterapia, aunque no necesariamente al mismo tiempo: Doxorrubicina (Adriamycin) o epirrubicina (Ellence) y un taxano como el paclitaxel (Taxol) o docetaxel (Taxotere). Así como trastuzumab (Herceptin) o pertuzumab (Perjeta) si el cáncer es HER2-positivo, es decir, si se detecta la proteína que favorece el crecimiento de células cancerosas, aumentando su agresividad.

Si el cáncer no responde a la quimioterapia por estar el seno aún muy hinchado y enrojecido, no se podrá hacer la cirugía y se tendrá que someter a la quimioterapia junto con la radiación.

El tratamiento del cáncer de mama inflamatorio en etapa IC se tratará con terapia sistemática, que puede incluir:

  • Quimioterapia
  • Terapia hormonal (si el cáncer es receptor hormonal positivo)
  • Terapia dirigida con un medicamento derivado del HER2 (si el cáncer es HER2 positivo)
  • Inmunoterapia
  • Medicamentos de terapia dirigida, como el trastuzumab (Herceptin) y el pertuzumab (Perjeta)
  • Combinación de las anteriores

Te puede interesar

Comentar ()