Salud

Los excluidos del MIR por Covid: "He tirado a la basura un año de sacrificio. No me volveré a presentar"

Javier, médico de 50 años en Zaragoza, ha perdido su "última oportunidad" por su contagio de coronavirus y " la falta de interés del Ministerio de Sanidad"

Celebración de los exámenes MIR, en la Facultad de Educación de la Universidad Complutense de Madrid

Celebración de los exámenes MIR, en la Facultad de Educación de la Universidad Complutense de Madrid EP

Javier vive encerrado en una habitación desde hace ocho días. Es médico, tiene 50 años y, de no haberse contagiado de coronavirus en una guardia, el pasado sábado habría aspirado a una plaza en el examen del MIR (Médico Interno Residente). La «ausencia de alternativas» por parte del Ministerio de Sanidad ha dejado sin opciones a todos los candidatos a la Formación Especializada MIR, FIR (Farmacia), EIR (Enfermería), PIR (Psicología), QIR (Química), BIR (Biología) y FIR (Física) que contrajeron el virus a las puertas de la prueba. Era su «última oportunidad». «A mi edad y con un trabajo fijo no dependo del MIR, sin embargo, aposté por un año sacrificio para irme de la Atención Primaria y conseguir la especialidad en anestesia o medicina intensiva. La sensación es que he tirado a la basura un año de esfuerzo. No me volveré a presentar», afirma resignado Javier.

El grito de los opositores se centra en la falta de previsión por parte del Ministerio de Sanidad para atajar un conflicto tan factible en una pandemia. «El problema ha saltado a los medios ahora, pero nosotros lo avisamos hace tiempo», señala en conversación con El Independiente Luciana Nechifor, presidenta del Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM). «Tuvimos varias reuniones con la Dirección General de Ordenación Profesional y, aunque escucharon nuestras peticiones, no ofrecieron ninguna posibilidad para hacer el examen en caso de contagio». Esta unidireccionalidad ha condenado a contendientes como Javier, que descarta otra intentona, ya que su situación es diferente a la de un médico que acaba de finalizar la carrera. «Lo mío es un caso raro. Cada dos años estudiaba el temario para del MIR para reciclarme y estar al día con la medicina, pero esta vez lo había preparado a conciencia para sacarme la plaza. Me han hecho perder muchísimo más que un año, no podría volver a hacer el mismo esfuerzo una vez más», asegura Javier.

Nechifor, representante de más de 44.000 estudiantes de Medicina, apunta a que «igual que se han ideado opciones para que los positivos en Covid voten», los expertos en Salud Pública tendrían que haber propuesto una solución para aquellos que quisieran presentarse a un examen tan importante y que sólo tiene una convocatoria al año». Nechifor transmite que «parece que ni se ha intentado». «El Comité de Expertos ha dicho que no se puede hacer nada y no se ha hecho nada» exclama.

Ir contagiado al examen o perder la convocatoria

La falta de posibilidades en caso de padecer el coronavirus hizo que los opositores a una plaza de Formación Especializada se planteasen la siguiente disyuntiva: acudir contagiado o perder la convocatoria. Según relata Nechifor, «ha habido pocos casos comunicados, lo que nos hace pensar que mucha gente ha hecho el examen a pesar de saber que tenía el Covid». Javier secunda la opinión y confiesa que «de entrada, es lo primero que se te pasa por la cabeza», aunque no lo apoya. «Además de poner en riesgo a inocentes, te exponías a una sanción económica de hasta 600.000 euros. Hay que ser sensatos y sobre el cumplimiento de la normal buscar tu fórmula de derecho para que te den la razón».

La presidenta del CEEM deja claro que no justifica ir a una oposición consciente de la positividad en coronavirus; «aunque te pones en la situación de las personas que -entre curso y MIR- llevan 17 meses estudiando y que eso podría no servir para nada…». Javier denuncia la actitud del Ministerio de Sanidad es «indignante». «Al no dar alternativa han fomentado que los estudiantes se salten la ley», sostiene. Javier considera que «había mil opciones para que los contagiados pudieran presentarse al examen sin exponer a nadie». El médico excluido del MIR por el Covid achaca la pasividad del Ministerio a que «no han tenido ningún tipo de interés».

Javier evidencia que el golpe psicológico ha sido devastador. «Me he llevado un sofocón tremendo. Lo das todo. Te apuntas a una academia, sacrificas vacaciones, tiempo con tus hijos, sacas horas de debajo de las piedras para estudiar… y ahora, que ves los apuntes en subrayados en el suelo y que no haya servido para nada… Mentalmente es muy duro». Ajeno a su dolor, Javier insiste en que volvería a hacerlo. «No me arrepiento de haber sido legal. Puedo decir con la cabeza bien alta que he cumplido la ley. A partir de ahí, ya puedo reclamar mis derechos. Ahora estoy perdido. Sin rumbo. Quería salir de la Atención Primaria y me doy cuenta de que no podré. Tengo claro que no voy a estudiar más. Mis esperanzas -pocas- están en los recursos y me aferro a ellos», concluye Javier.

Te puede interesar

Comentar ()