Salud

Sale a consulta pública el Real Decreto de creación de la Red Estatal de Vigilancia de Salud Pública

Sede del Ministerio de Sanidad en el Paseo del Prado de Madrid. EFE

El Ministerio de Sanidad ha sacado a consulta pública previa el Real Decreto de Vigilancia en salud pública cuya finalidad es la creación de la Red Estatal de Vigilancia de la Salud Pública, además de determinar su configuración y funcionamiento y de crear y regular los Laboratorios Nacionales de Referencia para Vigilancia en Salud Pública. La ciudadanía, organizaciones y asociaciones que así lo consideren, pueden hacer llegar sus opiniones sobre los aspectos planteados en el RD hasta el próximo 28 de febrero a través del correo dgsp_normativa@sanidad.gob.es.

Este RD establecerá el marco normativo en el que se desenvolverá la vigilancia de la salud pública en España en los próximos años, colocando la Red de Vigilancia en Salud Pública como su eje vertebrador.

El Gobierno de España pone así en marcha el proceso para la creación de una Red de Vigilancia en Salud Pública, tras más de una década desde su inclusión en la Ley General de Salud Pública de 2011. Su necesidad, además, ha quedado aún más en evidencia con la pandemia provocada por el COVID-19, tal y como lo acordaron los grupos parlamentarios presentes en la Comisión para la Reconstrucción Socialy Económica del Congreso de los Diputados, según la nota enviada por Sanidad.

A su vez, entre las medidas incluidas en el Componente 18 del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR), se encuentra la creación de la Red de Vigilancia de Salud Pública, para cuya puesta en marcha se destinan 27,4 millones de euros de los fondos europeos Next Generation EU.

Objetivos de la Red

La Red de Vigilancia en Salud Pública estará formada por sistemas que permitan la vigilancia del estado de salud de la población en términos de bienestar, morbilidad y mortalidad y de los riesgos, determinantes y factores que la condicionan.

Para ello, se dotará a la red de un sistema de gobernanza propio, integrado por distintos mecanismos y unidades de gestión, tanto a nivel nacional como autonómico. Su funcionamiento será perfeccionado a través de la normativa de desarrollo y los protocolos de vigilancia, a fin de garantizar la actualización continua del sistema.

Se recoge también como objetivo la necesidad de crear los Laboratorios Nacionales de referencia para la vigilancia en salud pública como una de las fuentes de obtención de la información y conocimiento para la vigilancia.

Asimismo, el propósito de esta Red de Vigilancia es apoyar a la autoridad sanitaria y a los profesionales de la salud pública con la mejor evidencia disponible para liderar y afrontar con eficacia los problemas de salud de la población, de forma oportuna y eficiente.

Enfermedades transmisibles y no transmisibles

La Red de Vigilancia irá dirigida a la protección de la salud, la prevención de las enfermedades en la población y la organización de respuestas para minimizar su impacto, la mejora de la planificación de recursos del SNS, la definición de las líneas prioritarias de la investigación sanitaria y a garantizar la coordinación entre administraciones sanitarias para la consecución de las anteriores finalidades.

Del mismo modo, tiene por objeto desarrollar un sistema de alertas para disponer de capacidades e instrumentos que permitan la preparación y la respuesta del sistema sanitario ante amenazas para la salud humana.

Por otro lado, y dado el contexto actual, la nueva Red de Vigilancia en Salud Pública incorporará además de la vigilancia de las enfermedades transmisibles, otros sistemas y fuentes de información necesarios para extender la vigilancia a todas las enfermedades y problemas de salud y a sus determinantes.

En este sentido, este RD pretende contribuir a armonizar el desarrollo de los sistemas de vigilancia entre las comunidades autónomas y ciudades con Estatuto de Autonomía y el nivel estatal.

De la misma manera, la nueva Red permitirá hacer un adecuado seguimiento a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 y será la base sobre la que crear un nuevo sistema de salud pública más ambicioso, integrado y mejor articulado.

Por último, mejorará el trabajo en red con los Estados Miembros de la UE ante futuras amenazas para la salud, en línea con los compromisos adquiridos con el Centros Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) y la Autoridad para la Respuesta ante Emergencias Sanitarias (HERA).

Te puede interesar

Comentar ()