Salud

Guía para distinguir las lesiones de la viruela del mono y su evolución

Profesionales de dermatología, microbiología, medicina de familia y pediatría han elaborado un documento para facilitar la identificación de las manifestaciones cutáneas de la nueva enfermedad vírica.

Lesiones cutáneas producidas por la viruela del mono

Lesiones cutáneas producidas por la viruela del mono. ECDC

La viruela del mono suma en España 142 casos confirmados este miércoles, apenas dos semanas después del inicio de la alerta en Reino Unido. La enfermedad vírica de la que nunca se habían detectado casos en nuestro país no suele cursar con gravedad pero el temor de los expertos es que se descontrole su transmisión y pueda convertirse en endémica – y dar casos de forma recurrente – en nuestro entorno.

El objetivo es cortar las cadenas de transmisión y para ello, varias sociedades de la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (FACME) han elaborado una guía en la que detallan cómo son las lesiones cutáneas, las más características de la enfermedad cómo evolucionan y cómo se comparan con las producidas por otras enfermedades.

Las lesiones de la viruela del mono y su evolución

La guía explica que el período de incubación de la viruela del mono suele oscilar de seis a 13 días aunque puede llegar a 21. Comienza con un cuadro variable que incluye fiebre, astenia, mialgias (dolores) y poliadenopatías (inflamación de los ganglios). Es de uno a cinco días después de la fiebre cuando arrancan las lesiones cutáneas.

Las lesiones varían mucho y evolucionan de forma muy rápida desde que salen hasta que desaparecen, entre tres y cinco días, algo que distingue a esta enfermedad de otras donde la progresión es más lenta. No obstante la enfermedad produce varios ‘brotes’ de lesiones y puede durar de dos a cinco semanas. La guía explica que pueden comenzar en cara y orofaringe y suelen agruparse en zonas de contacto, periorales y genitales.

  1. Mácula eritematosa: lesión eritematosa, no palpable, mancha, de pocos milímetros.
  2. Pápula: lesión bien delimitada, palpable de pocos milímetros.
  3. Vesícula: lesión sobreelevada, bien delimitada, de contenido líquido claro, menor de un centímetro. En muchas ocasiones se umbilican / deprimen en el centro.
  4. Pústula: lesión sobreelevada, bien delimitada de contenido purulento.
  5. Costra: producida por desecación de un exudado o secreción y más pequeña que la lesión inicial.

Los médicos indican en su guía que «las características principales de las lesiones de viruela del mono son lesiones de contenido líquido, purulento y umbilicadas».

La guía incluye también criterios para diferenciar las lesiones de la viruela del mono con otras enfermedades infecciosas, como el herpes, la varicela o molusco contagioso.

En la elaboración de esta guía, orientada a los médicos, ha participado la Academia Española de Dermatología y Venereología en colaboración con la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica, la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitariay la Asociación Española de Pediatría (AEP), entre otras. Todas ellas recuerdan que en este momento, el diagnóstico es mucho más probable si existe un antecedente de contacto con algún caso cercano de viruela del mono.

Te puede interesar

Comentar ()