Salud

Neuroma de Morton: en qué consiste la enfermedad de la reina Letizia

La reina Letizia en la entrega de la X convocatoria anual de ayudas a proyectos sociales de la Fundación Mutua Madrileña

La reina Letizia se aleja del atril tras su discurso EFE

El neuroma de Morton es una enfermedad dolorosa del pie. Afecta al metatarso, habitualmente entre el tercer y cuarto dedo del pie. Esta enfermedad ha sido diagnosticada a la reina Letizia, según adelantó El Mundo, y es la segunda dolencia que sufre la monarca en el pie, puesto que ya se conoció que padecía metatarsalgia crónica.

Quienes padecen neuroma de Morton sienten como si tuvieran una piedra en el zapato o un pliegue en el calcetín, como explican los expertos de la clínica Mayo en su web. La sensación es de dolor agudo con ardor, picazón y entumecimiento de los dedos. Hacia el exterior no se percibe visualmente ninguna señal de la enfermedad.

Pero en lo que consiste en realidad el neuroma de Morton es en un engrosamiento del tejido alrededor de uno de los nervios de los dedos de los pies. Según explica el traumatólogo Juan Arnal en su web, esta enfermedad es «una tumoración benigna (no un tumor realmente) de uno de los nervios que discurren en los lados de los dedos del pie. Alrededor de uno de estos nervios se produce un engrosamiento del tejido que rodea el nervio interdigital, habitualmente entre el 3er y el 4º dedo. El nombre «Morton» se debe al médico que lo describió, y este aumento de tejido es en realidad un engrosamiento reactivo, es decir una respuesta del tejido a una irritación mantenida».

El origen de la enfermedad – al igual que la metatarsalgia crónica que también padece Letizia – suele estar en los zapatos apretados o de tacón. Además de los zapatos, también pueden contribuir al desarrollo del neuroma de Morton determinadas actividades deportivas de alto impacto, como esquí o escalada. Igualmente personas con deformidades del pie como juanetes, dedo martillo o pie cavo o plano pueden tener más riesgo de desarrollar esta patología.

Esta enfermedad requiere en ocasiones tratamiento con inyecciones de corticoides o incluso cirugía. Pero habitualmente el traumatólogo recomendará evitar tacones y puntas estrechas, plantillas para la metatarsalgia, sesiones de hielo y pomada antiinflamatoria.

Te puede interesar

Comentar ()