La epidemia de virus respiratorios que afecta a toda España se agrava en Madrid donde la presión sobre la Atención Primaria y a los pediatras ha empujado a estos a una nueva huelga indefinida.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha pedido al sindicato de médicos de Atención Primaria, Amyts, convocante de la huelga sanitaria que han comenzado este lunes os médicos de Familia y pediatras de Atención Primaria de Madrid, que no continúe con ella porque «están empezando a incrementarse casos» de gripe, bronquiolitis y de otras enfermedades relacionados con el frío.

«Lo que no podemos es saturar los hospitales. Por tanto, les pido seguir negociando con la Comunidad de Madrid, sentándose. Para ellos, desde luego, tenemos propuestas», ha señalado, en declaraciones a los periodistas en una visita a la obras de la Puerta del Sol, informa Europa Press.

A la vez que Ayuso hacía esta petición la Consejería ha anunciado «la contratación de cerca de 350 profesionales sanitarios de refuerzo en los hospitales públicos para hacer frente al incremento de casos por el Virus Respiratorio Sincitial (VRS), el principal causante de bronquiolitis en la población infantil. Esta medida, enmarcada en el Plan de Invierno implementado por el Servicio Madrileño de Salud en el Área de Pediatría, supone la incorporación de 27 pediatras, 167 profesionales de enfermería, 139 auxiliares de enfermería y nueve celadores, lo que suma un total de 342 efectivos adicionales», según el comunicado de la Comunidad.

La motivación de esta huelga, según Amyts, «tiene que ver con limitar las agendas para frenar, de una vez por todas, una sobrecarga infinita que empuja a los médicos de Familia y a los pediatras a huir de Madrid. Mientras, la Consejería de Sanidad sigue sin implantar medidas eficaces que eviten este éxodo».

La situación de las urgencias pediátricas en toda España vive una «tormenta perfecta» en la que han convergido los casos de bronquiolitis, gripe y Covid en una población infantil que al haber ido a los centros escolares con mascarilla evitaron su circulación, pero ahora «cogen todos de golpe», asegura la Paula Vázquez López, presidenta de la Sociedad Española de Urgencias Pediátricas (SEUP). Un situación que en Madrid, según esta representante profesional, causa esperas en urgencias de hasta cinco horas.