Salud

Los médicos catalanes convocan una huelga para el 25 y 26 de enero

Facultativos de los Centros de Atención Primaria (CAP) del Instituto Catalán de la Salud (ICS) sostienen pancartas donde se puede leer "¡Basta!" durante una concentración en Barcelona.

Facultativos de los Centros de Atención Primaria (CAP) del Instituto Catalán de la Salud (ICS) sostienen pancartas donde se puede leer "¡Basta!" durante una concentración en Barcelona. EUROPA PRESS

El principal sindicato médico catalán, Metges de Catalunya (MC), ha convocado una huelga de facultativos para el 25 y 26 del próximo enero en demanda de mejoras en la sanidad y del colectivo sanitario.

«No podemos más, lo hemos dado todo y no hemos recibido nada», ha destacado este lunes en rueda de prensa el presidente de MC, Jordi Cruz.

En este sentido, el secretario general del sindicato, Xavier Lleonart, ha anunciado «el inicio de movilizaciones el 25 y 26 de enero en forma de dos jornadas de huelga».

Eso sí, Lleonart ha puntualizado que han decidido fijar la huelga a dos meses vista para dar «un amplio plazo par la negociación» con el Departamento del Salud.

«Volvemos a tender la mano, por última vez», ha destacado el sindicalista, que ha asegurado que, desde que MC presentó el pasado 17 de noviembre en el Parlament 54.344 firmas de ciudadanos pidiendo mejoras para la sanidad, el Departamento de Salud aún no ha hecho ningún movimiento.

Lleonart ha remarcado que, para replantearse la desconvocatoria de la huelga, el Departamento de Salud debería ofrecer «medidas contundentes y mejoras sustanciales con un calendario de aplicación negociado».

Mil millones, pero ¿para qué? No nos vale si esto luego no sirve para mejorar las condiciones de los sanitarios

En un momento de carencia de médicos que irá en aumento -se estima que se jubilarán unos 9.000 facultativos en una década – y en el que cuesta retener el talento joven por las actuales condiciones, MC ha avisado de que no basta solo con anunciar mil millones de euros adicionales en los presupuestos de 2023, si estos se aprueban, tal como hizo en el Parlament el pasado 17 de noviembre el conseller de Salud, Manel Balcells.

«Mil millones, pero ¿para qué? No nos vale si esto luego no sirve para mejorar las condiciones de los sanitarios», ha subrayado Lleonart.

De no llegar a un acuerdo con Salud, MC proseguirá con sus planes de huelga para el 25 y 26 de enero, una movilización que no descartan que se pueda prolongar si lo consideran necesario.

Están llamados a la huelga alrededor de 25.000 médicos, que es la cifra que MC estima que trabaja para la red pública, sumando los centros públicos y los concertados.

La convocatoria de huelga se produce en un momento de alta presión asistencial por la tripe epidemia de bronquiolitis, gripe y covid, con la proyección de que el último virus en llegar al pico sea el de SARS-CoV-2 y que lo haga previsiblemente en enero, con lo que coincidiría con la huelga.

«Nunca es un buen momento», ha admitido el secretario general de MC, que sin embargo ha remarcado que, tras no ver movimientos por parte del Departamento de Salud, ha llegado a la conclusión de que, si no pone fecha para la huelga, no habrá posibilidad de negociación: «Entendemos que esto debería provocar una reacción de la administración», ha aventurado.

Según Lleonart, el «helicóptero de salvamento» que podría evitar esta huelga pasaría por cumplir una serie de reivindicaciones, entre ellas incrementar «de forma decidida» el número de facultativos, respetar descansos mínimos con garantías de una jornada de 35 horas semanales o reducir las agendas en la atención primaria, pues algunos facultativos llegan a las 60 visitas por turno.

También exigen aproximar la retribución a las de países europeos vecinos, pues el sindicato ha aseverado que el sueldo medio en Cataluña es de entre 55.000 a 70.000 euros al año sin guardias, mientras que en Francia es de 88.000 euros, en Alemania de 165.000 y en Bélgica, de 152.000 euros.

MC reclama asimismo la formación continuada como parte de la jornada laboral, financiada íntegramente por la empresa o la administración, para desvincularla de la industria farmacéutica.

Te puede interesar

Comentar ()