Hasta que se congele el infierno

Efectivamente, la frase que encabeza este artículo, y que ha hecho cierta fortuna en los últimos días, no es mía. La pronunció en 1962 y ante el Consejo de Seguridad [...]