Deportes | Fútbol

El Sevilla se hunde en Champions tras desperdiciar un 2-0

El defensa del Sevilla Nemanja Gudelj (i) en el suelo tras marcar en propia puerta el segundo gol del PSV al Sevilla en el Estadio Ramón Sánchez-Pizjúan

El defensa del Sevilla Nemanja Gudelj (i) en el suelo tras marcar en propia puerta el segundo gol del PSV al Sevilla en el Estadio Ramón Sánchez-Pizjúan EFE

El Sevill FC pierde todas sus esperanzas de continuar en la Champions League a falta de una jornada de la fase de grupos. El conjunto entrenado por Diego Alonso desperdició un 2-0 a favor que le hubiera permitido depender de sí mismo para pasar a octavos y claudicó por 2-3 ante el PSV Eindhoven.

Hasta el minuto 66 el partido era inmejorable para los intereses hispalenses; sin emabargo, la expulsión de Ocampos hizo temblar los cimientos de una victoria de oro.

El actual campeón de Europa League necesitaba ganar y esperar y los goles de Sergio Ramos, en el minuto 24, y Youssef En-Nesyri, en el inicio del segundo tiempo, acercaban un sueño difícil de consumar para un equipo negado, con una victoria en los últimos 12 partidos, y que se derrumbó en los últimos 20 minutos jugando con 10.

Dos amarillas seguidas a Lucas Ocampos, un gol de Ismael Saibari, y el Sevilla se tambaleó frente a un PSV que atacaba por oleadas y que vio la oportunidad de atar su pase a octavos dentro del Grupo B. Yorbe Vertessen, que entró al final del primer tiempo por el lesionado Hirving Lozano, personalizó la pesadilla, el fantasma que intimidó a todo Nervión.

El Pizjuán se temió la tragedia que se venía, por el ataque de un PSV en superioridad. En el minuto 84, Gudelj fue quien se hizo el gol en propia puerta, tras un disparo de Vertessen, el mejor de los neerlandeses, sin marca en una banda derecha sin Jesús Navas. El capitán forzó tras una amago de lesión pero con el 2-0 parecía el trabajo bien encaminado cuando fue sustituido en el minuto 58.

José Castro, presidente del Sevilla, ha respaldado al técnico uruguayo, mientras los pitos se dirigen hacia una directiva señalada.

El golazo de Saibari forzó los cambios en los locales, pero no hubo reacción, ni una defensa que frenara la sangría. Tras el 2-2, ya sin nada que perder, el Sevilla recuperó la compostura, pero arriesgó descuidando una zaga que hace tiempo que no funciona. En la carrera de Vertessen y el cabezazo de Pepi murió el conjunto andaluz en la máxima competición, con un hilo aún para la Europa League.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar