Castilla y León | Deportes

La muerte de un vallisoletano en Burgos reabre la historia negra de la violencia ultra en el fútbol

Trabajadora eliminando las pintadas de "asesinos" en la fachada del Estadio Municipal El Plantío, del Burgos CF.

Trabajadora eliminando las pintadas de "asesinos" en la fachada del Estadio Municipal El Plantío (del Burgos CF), a 26 de febrero de 2024, en Burgos, Castilla y León (España). El Ayuntamiento de Burgos ha guardado un minuto de silencio ante los hechos que sucedieron en la madrugada del sábado 24 de febrero en Burgos, cuando un joven vallisoletano de 32 años murió por un golpe violento que lo mató casi al instante por parte de un joven de 23 años ligado a grupos ultra del Burgos Club de Fútbol, mientras participaba en una despedida de soltero con un grupo de amigos. Durante el acto, también han querido guardar silencio en memoria de las víctimas en el incendio de Valencia. 26 FEBRERO 2024;BURGOS;MINUTO DE SILENCIO;DESPEDIDA DE SOLTERO;MUERTE Tomás Alonso / Europa Press 26/2/2024 EP

El Plantío, estadio del Burgos CF, ha amanecido con pintadas de 'Asesinos' en las puertas que dan acceso a la Grada de Animación después de la muerte de Sergio Delgado, un vallisoletano que pasaba el fin de semana en la ciudad y que murió como consecuencia del puñetazo de un joven de 23 años al que se asocia como habitual del fondo.

Marcelo Figoli, propietario de la entidad burgalesa, ha asegurado que trabajará para que no haya aficionados radicales en el estadio de El Plantío y que el detenido como presunto autor de la muerte de Sergio Delgado, no vuelva a pisar el campo de fútbol.

Figoli ha afirmado que "el deporte es lo contrario a la violencia y agresión" y se ha referido al suceso que le costó la vida al joven vallisoletano, de 32 años, en la madrugada del sábado en la plaza del Huerto del Rey de la capital burgalesa y ha apuntado que ocurrió "fuera de lo que es el fútbol".

Figoli, que ha manifestado sus condolencias por la muerte del vallisoletano, ha puesto el club "a disposición de las autoridades" en las investigaciones que se lleven a cabo en este caso, ya que la Policía vincula al detenido, de 23 años, con grupos juveniles radicales del fútbol.

El motivo por el que Sergio Delgado habría sido agredido es su condición de vallisoletano. Es decir, el presunto autor del puñetazo habría golpeado a Sergio por la rivalidad entre ciudades de una misma región, extensible a los choques entre aficiones en el fútbol. Pese a que el acto no se ha producido en un entorno deportivo, la agresión lleva la mente a tiempos pasados en los que los enfrentamientos entre aficiones sumaban víctimas mortales, como en el caso de Jimmy (2014), Manuel Ríos Suárez (2003), Aitor Zabaleta (1998) o Emiliano López Prada (1994). 

"Pretendemos que no haya grupos violentos, pero nosotros no podemos pedir los antecedentes penales a aquellas personas que quieren sacar un abono de fútbol", ha apuntado Figoli, quién ha dejado claro que esos grupos "no representan" a la afición de Burgos. A Figoli no le "consta" que el grupo ultra al que se vincula al detenido, 'Resaca Castellana', haya "tenido beneficio" alguno a la hora de conseguir entradas a desplazamientos y en caso de que se haya hecho, el presidente del Burgos CF ha aseverado que "no se va a volver a repetir".

"Nosotros no vamos a fomentar apoyo a ningún tipo de representación violenta porque no pertenece a lo que la afición del Burgos", ha finalizado Figoli.

La alcaldesa de Burgos, Cristina Ayala, ha afirmado "que la rivalidad es positiva cuando no sobrepase los límites deportivos" y de hecho ha puesto en valor a la afición 'blanquinegra' por el evento de Aficiones Unidas celebrado con la afición del Sporting de Gijón. La propia alcaldesa ha apuntado que "se atajarán" futuros casos violentos aislados en caso de que se produzcan.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar