Deportes

730 ultras del PSG desperdigados por San Sebastián acorralan a los bares de Anoeta

Radicales del PSG con bengalas en el Parque de los Príncipes

Radicales del PSG con bengalas en el Parque de los Príncipes EP

La sombra de la violencia vuelve a acechar al fútbol español. La visita del PSG a San Sebastián hace soñar a los donostiarras con una remontada histórica sobre el césped; sin embargo, la llegada de 730 ultras parisinos pone en alerta a la ciudad de la Concha, especialmente a los vecinos del barrio de Amara, en las inmediaciones de Anoeta, ahora Reale Arena.

Los altercados ocurridos en esta misma edición de la Champions League con el enfrentamiento entre ultras del Benfica y de la Real Sociedad han servido para que tanto Ayuntamiento como Ertzaintza afronten la cita con toda la precaución posible.

"El partido de fútbol entre la Real Sociedad y el Paris Saint-Germain que se va a celebrar el próximo martes, 5 de marzo, a las 21.00h en el estadio Reale Arena ha sido considerado de alto riesgo por Ertzaintza y Guardia Municipal. Ante esta previsión, se va a poner en marcha un importante dispositivo de seguridad en toda la ciudad y que afectará principalmente a los flujos de tráfico del entorno del recinto deportivo durante las horas previas al partido", apunta el Consistorio en un comunicado.

Real Sociedad, Ayuntamiento de San Sebastián y Ertzaintza han diseñado un operativo de seguridad especial para la vuelta de octavos de final que implica el aislamiento perimetral de la zona del estadio de Anoeta y parte del barrio de Amara Berri entre las 19.00 horas y las 21.00 horas.

Ultras del PSG en San Sebastián

La preocupación de los responsables de la seguridad relacionada con el partido son los 730 ultras del PSG desplazados a la capital de Guipúzcoa. A los radicales que indica L'Équipe hay que sumar los más de 1.000 aficionados que viajarán para animar a su equipo y que no pertenecen a las secciones ultras del club francés, por lo que cerca de 2.000 hinchas del PSG inundarán las calles de San Sebastián.

"Desde las 15.00 horas tenemos la obligación de tener todos los elementos de la terraza recogidos. No puede haber mesas, sillas ni sombrillas en la vía pública ni podemos servir en vasos de cristal", señalan a El Independiente desde Tick Tack Bar, el establecimiento junto al que se produjeron los altercados más graves del Real Sociedad-Benfica de fase de grupos.

Los hosteleros del barrio de Amara afrontan el Real Sociedad-PSG casi con la misma ilusión que los futbolistas. "Mañana puede ser el día que más negocio hagamos del año. El problema es que la Policía pueda garantizar nuestra seguridad. La Ertzaintza no está acostumbrada a esta agitación, ya se vió el día del Benfica y hace una semana con los disturbios en Bilbao. Estas cosas pasan en parte porque el dispositivo no estaba preparado para algo así", lamentan en Tick Tack Bar, que detallan que cuando los ultras de Benfica y Real Sociedad se enfrentaron "no había un Ertzaintza" y fueron los hosteleros los que tuvieron que alertar de la situación.

La restricción perimetral al tráfico que comprenderá, de norte a sur de Plaza Pío XII a Paseo Zorroaga y de oeste a este Avenida Carlos I a la Plaza de Irún, extrema el control sobre una zona crítica para los cuerpos policiales. "Además del tema de las terrazas y los vasos, cuanto menos cosas tengamos en medio mejor. No tenemos miedo, aunque es mejor ser precavidos", afirman en Bar Sacha, uno de los clásicos de las previas de Anoeta.

A escasos metros del margen que marca los límites del perímetro se encuentra Edelweiss Taberna, cuyo responsable mantendrá el mobiliario de terraza: "Para un día que podemos ganar pasta no vamos a quitar todas las mesas de la calle. La Policía tiene que garantizar nuestra seguridad para que podamos hacer nuestro trabajo Puede ser el mejor día del año para nuestro negocio. A partir de las 18.30 horas el bar está lleno y, si hay suerte y remontamos, la gente se anima como si no hubiera un mañana", asegura con firmeza.

La limitación al tráfico que acorrala a los bares del entorno de Anoeta busca aumentar la seguridad ante la llegada masiva de radicales del PSG. "Estoy seguro de que no va a pasar nada, al menos por Anoeta porque parece que el despliegue con el PSG va a ser mayor que nunca. Quizás si sucede algo es en otro lugar, como en la parte vieja, que está más desprotegida", afirma con preocupación el propietario de Tick Tack Bar.

El foco está puesto sobre los veteranos de la tribuna Boulogne, integrantes de facción ultra mayoritaria en el Parque de los Príncipes y que estarán sueltos por las calles de San Sebastián hasta el inicio del decisivo partido.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar