Objetivos Desarrollo Sostenible

Del oro al plástico, el viaje de la olímpica Theresa Zabell a la educación ambiental

La Fundación Ecomar dirigida por la ex deportista ha recogido más de 4.500 kilos de residuos en las costas españolas.

logo
Del oro al plástico, el viaje de la olímpica Theresa Zabell a la educación ambiental
Montaña de residuos plásticos.

Montaña de residuos plásticos.

Resumen:

Casi seis mil kilómetros de costa (5.978) tiene España. Un continuo balcón al océano Atlántico y a los mares Mediterráneo y Cantábrico desde el litoral peninsular, desde las islas Baleares y Canarias, y desde Ceuta y Melilla. Un marco de inmensidad hacia lo marino y, al tiempo, una situación geopolítica notabilísima. El pero está en todo caso en su cuidado, en la protección de mares y costas, en la limpieza de playas, lagos y ríos. Y en el empeño por actuar en cuidar, proteger y limpiar está la Fundación Ecomar, presidida por Theresa Zabell, quien fuera dos veces medalla de oro olímpico en vela (Juegos de Barcelona 1992 y de Atlanta 1996).

Zabell decidió dar forma a esta fundación cuando se retiró de su brillante carrera deportiva. Y entendió que alcanzar los éxitos fue trabajo propio, pero también con ayuda de muchos actores. ¿Qué decidió? “Devolver una parte de la ayuda y respaldo recibido a la sociedad para que el círculo siga funcionando”, subraya. Y nació la Fundación Ecomar.

“Se me ocurrió crearla para que niños y niñas pudieran tener acceso al mundo de los deportes náuticos, empezando por la vela. Y además dándole un componente muy fuerte por el cuidado del medio ambiente. Cuando viajas por todo el mundo, como había hecho yo a través del deporte, ves cómo están los mares en otras partes y me di cuenta de que en España, por entonces, no cuidábamos tanto nuestras costas y mares como en otros países. Y pensé que había que hacer algo”, recuerda.

Recogida de plásticos en Valencia

Recogida de plásticos en Valencia

La misión de esta organización descansa sobre ejes ligados a lemas claros: ‘Mares y océanos más azules y transparentes’, ‘Educamos en el cuidado y el respeto del medio ambiente’ y ‘Concienciamos con el ejemplo’. Y esos mensajes están dirigidos a todos, pero se articulan en la formación y educación de los niños: 2.367.000 niños ya han participado desde que arrancó el proyecto.

Como sello de calidad allí donde actúan existe la conocida como ‘Grímpola Ecomar’, facilitando a clubes náuticos y centros deportivos packs para que “puedan impartir cursos náuticos y una enseñanza respecto a lo que es el medio ambiente marino a los niños y tener una enseñanza de mayor calidad”.

Con Zabell detrás de este proyecto fundado en 1999, pionero desde 2007 en limpieza de costas, se conjugan el cuidado del escenario marino y también del cuerpo, siendo la promoción de los deportes, especialmente los vinculados al mar, foco de atención de esta Fundación. Así, en la filosofía de la Fundación Ecomar y en las acciones que desarrollan con los niños de clubes náuticos públicos o privados de toda España, así como de centros educativos, se proyectan los objetivos de su filosofía (sostenibilidad, concienciación, vida sana, deporte y solidaridad) a través de talleres, actividades y acciones de limpieza.

“Les llevamos a las zonas que vamos a limpiar, practicamos un taller para explicarles todo lo que se recoge dónde tiene que ir y por qué es importante también reciclar lo que se recoge. Y lo convertimos en una jornada divertida. Nos desplazamos en barcos a los trozos de costa a los que vamos a recoger. Y cerramos el círculo pesando todos los residuos y convirtiéndolo en algo solidario que dona una empresa, como por ejemplo Coca Cola, a bancos de alimentos en fechas cercanas en Navidad”, cuenta la dos veces oro olímpico en vela.

¿Qué dicen las cifras respecto a la actuación de la Fundación Ecomar? Le avalan más de 19 años cuidando el mar, habiéndose limpiado 22.600 metros de costa o recogido 4.651 kilos de residuos. Y en el trabajo de concienciación llevan 11 años trabajando con los niños en la limpieza de costas, con una participación de más de 15.000 niños en las semanas Ecomar y de 3.500 colegios, apoyado siempre por la figura de los voluntarios —se contabilizan ya 222—, que tienen un decálogo.

Este organismo está inmerso en el proyecto de 2018 y Zabell subraya como retos para el año “seguir la senda que nos hemos ido marcando, creciendo en cantidad y, sobre todo, en calidad cuando trabajamos con niños. En Portugal, donde actuamos desde hace dos años, queremos seguir afianzándonos para tener cubierta toda la península Ibérica, porque el mar no tiene fronteras y todos los residuos que puedan haber navegan libremente. Y procurar tener unos mares limpios y lo más azules posibles. Si queremos tener un planeta limpio, tenemos que tener unos mares limpios, porque son más del 70% del planeta”.

Con la validación de: quiero
Comentar ()