Acción por el Clima

// TODO: Revisar qué hace the_post_thumbnail_creditos Productos de la huerta para consumo de proximidad.

Productos de la huerta para consumo de proximidad.

Objetivos Desarrollo Sostenible

Cien kilómetros, el radio del consumo responsable

El impulso de iniciativas ligadas a los alimentos "kilómetro 0" favorece la reducción de emisiones y desperdicios de elementos no biodegradables.

En el relato de fondo de los alimentos de proximidad o “kilómetro 0” —el radio de procedencia de la materia primera no es de más allá de 100 kilómetros—, se subrayan conceptos como la puesta en valor de la producción local, productos con más sabor o del sentido ecológico, el refuerzo y la tradición de la huerta y el agricultor local, o la democratización de las cadenas de consumo. En ese marco, también se refuerza la idea de la huella ecológica, del papel de este modelo de consumo en cuanto a la reducción de las emisiones contaminantes.

A España llegan por tierra, mar y aire alimentos de importación. Productos que recorren grandes distancias desde vecinos cercanos como Portugal, Francia o Marruecos y desde otros lugares mucho más lejanos como China o países del continente americano. Hasta que llegan al consumidor final se estima los productos agroalimentarios hacen una media de 5.018 kilómetros. Existen alimentos de necesaria importación, pero hay muchos que están en casa. Lo mismo sucede con productos dentro del mismo territorio nacional: hay alimentos que exigen un recorrido como aquellos del mar hacia el centro, pero también los hay de producción local. El concepto de proximidad también se liga a la idea del producto de temporada.

Reducir la articulación de la cadena de distribución, incluso reducir al trato directo entre el productor y el consumidor final, favorece la reducción de la contaminación y la emisión de gases de efecto invernadero. Más aún, al no precisarse condiciones especiales de envasado para la conservación y transporte, se reduce el desperdicio de elementos no biodegradables como plásticos o bandejas de poliestireno expandido.

Un cambio del sistema de producción alimentaria

La tendencia de los alimentos de proximidad o “kilómetro 0” se inició en Estados Unidos en los años setenta y entró a Europa por Italia con el movimiento Slow Food, fundado por Carlo Pietrini en 1986. Respecto a la construcción de un nuevo sistema de producción alimentaria, Pietrini defendió que “pasa por crear un sistema de coproducción de proximidad que conecte y una a productores y consumidores locales”. En la II Jornada Anual de Productos de Alimentación Ecológicos, celebrada el pasado mes de febrero, también aseguró que la producción alimentaria es la “responsable del 34% de la emisión de gases, muy por encima del sector del transporte, y del despilfarro de recursos, con un consumo del 75 % del agua para la agricultura o la destrucción del 38 % de los alimentos producidos a escala mundial”.

La Comisión Europea (CE) ya remitió un comunicado al Parlamento Europeo y al Consejo de la Unión Europea avalando las cualidades de las explotaciones locales y las cadenas cortas. La CE defendió que contribuye a la reducción de emisiones de CO2 y respaldó la idea de que la demanda de “alimentos de calidad, de temporada, frescos y locales” aumenta junto a una concienciación por las “expectativas medioambientales climáticas y sociales”.

El pasado mes de febrero se presentó el estudio Mitos y realidades sobre el consumo de productos ecológicos, realizado por la consultora especializada Kantar Worldpanel y la Fundación La Pedrera, y se reveló que el consumo de alimentos ecológicos en España había crecido un 14% en 2017 respecto al año anterior, pero también reflejó que el 77% de los consumidores prefiere los productos de proximidad a los ecológicos (23%).

Colectivo Som Alimentacio

Colectivo Som Alimentacio

Tipos de iniciativas

¿Qué fórmulas existen para encontrar estos productos? Cooperativas, grupos de consumo, mercados o puntos de venta directa e incluso comedores escolares ecológicos —este último caso obedece a la apuesta por alimentos ecológicos y de proximidad en colegios—.

Som Alimentació es una cooperativa de consumo radicada en Valencia, que trata de recuperar la capacidad de cómo consumir, siendo el socio de la misma el que decide cómo funciona. Esta iniciativa tiene “un servicio a modo de pequeño supermercado, cumpliéndose criterios ecológicos y de proximidad”, explica Fernando Navalón, miembro del consejo rector, que concreta que “intentamos tener relación directa con los proveedores” y “vamos a poner un sistema de etiquetado”.

En referencia a la reducción de las emisiones en relación a los transportes, considera que “es una cuestión paradójica y un debate extenso. A veces los proveedores hacen muchos viajes para poder llevar el producto a diferentes lugares”, de modo que existe una gran cantidad de emisiones: “Nosotros entendemos que el proveedor vaya a un solo punto, de modo que es cuestión de ampliar la escala de socios en un mismo lugar”.

Mercados y grupos de consumo

Sabores Próximos produce 3 hectáreas de verdura y hortaliza ecológica en Zaragoza, que vende a través de canales cortos de comercialización: mercados agroecológicos, grupos de consumo, puntos verdes, a domicilio, restaurantes o tiendas especializadas.

Mario Murua, socio de Sabores Próximos, explica que “al tener una cadena de distribución tan corta y directa apenas tenemos que hacer envasados desechables”. En cuanto al transporte, detalla que “estamos a diez kilómetros de distancia, así que las emisiones son pocas. Lo más ecológico desde ese punto de vista es ir al mercado agroecológico; llenamos la furgoneta y vendemos todo en el mismo punto. Y lo más contaminante es el reparto a domicilio. Aún así, sin llegar a hacer 100 kilómetros totales podemos llegar a repartir 500 kilos de hortaliza y verdura puesta en casa”.

Silvia Sánchez, coordinadora de Cabanyal Horta, un proyecto que nació hace tres años, cuenta que “tenemos un grupo de consumo en el que potenciamos que la gente que viene a cultivar o los vecinos del barrio puedan acceder a cajas ecológicas de frutas y verduras de temporada, además lo completamos con otros productos de kilómetro 0, pues tenemos un distribuidor (Mastik l’Horta) que nos trae lentejas, habichuelas, todo lo que son legumbres o pastas de producción nacional. Creamos un grupo de consumo para que la gente pueda venir a recoger sus productos”.

Una iniciativa de y quiero
logo
Cien kilómetros, el radio del consumo responsable