Viajar a un paraíso natural no nos convierte en adalides de la sostenibilidad. El turismo implica una transformación del entorno –requiere infraestructuras-, de la economía –por la entrada de divisas, entre otras razones- y, por supuesto, del medio ambiente. Idealmente, la llegada de visitantes foráneos debería procurar beneficios tanto al turista –que disfruta de los atributos del lugar y descubre nuevas culturas y paisajes- como a la población local, que también deben beneficiarse de la generación de riqueza. Pero nada de ello tendría demasiado valor si se lograse a costa de los recursos naturales o patrimoniales del lugar. Naciones Unidas declaró 2017 Año Internacional del Turismo Sostenible para motivar a los destinos turísticos a trabajar en estrategias de cuidado del medioambiente y el patrimonio. Estos son algunos de los destinos que empezaron a “hacer los deberes” hace ya tiempo.

Islas Seychelles

Un archipiélago de 115 islas bendecidas por el clima tropical y aguas templadas y tranquilas. Las Islas Seychelles, poseedoras de una rica fauna endémica y un fondo submarino lleno de corales, son uno de los destinos predilectos para los amantes de la naturaleza. Pero este conjunto de islas perteneciente a la Commonwealth es mucho más que un lugar de vacaciones. La última edición de los premios World Legacy que otorga National Geographic distinguió la explotación turística de las Seychelles como un ejemplo a seguir. Concretamente destaca la labor del resort ecológico Noah’s Ark, que se ha sumado a un proyecto de recuperación de la naturaleza que introduce nuevamente algunas de las especies más raras y en peligro en su hábitat natural y estudia el impacto del cambio climático en la zona.

Bután

Timbu

Timbu. Fotografía de Jean-Marie Hullot

Bután es uno de los países con una política turística más drástica del mundo (además de poder presumir por uno de los índices de Felicidad Nacional Bruta más elevados del planeta). Su estrategia consiste en primar la calidad sobre la cantidad, de modo que solo admiten a unos 100.000 extranjeros al año, para minimizar la huella ecológica que produce la llegada de visitantes externos.

Otro dato curioso de este país -el 60% de su territorio se encuentra protegido con diez parques naturales-, es su intención de llegar a ser un país 100% orgánico. Para ello, el Ministerio ha desarrollado programas de asesoramiento técnico a los agricultores. Cuenta ya con varios hoteles ecológicos, el más conocido de los cuales es el Taj Tashi, situado en pleno corazón de Thimbu.

Península de Osa (Costa Rica)

Península de Osa, Costa Rica

Península de Osa, Costa Rica. Fotografía de Frank Vassen

 

Costa Rica es un país pionero en ecoturismo a nivel mundial, y la Península de Osa es conocida como la última frontera salvaje del país, porque es el lugar donde el bosque tropical se une al Pacífico. Para  incentivar la sostenibilidad, el gobierno local  reconoce a los hoteles que hacen un buen uso de los recursos naturales con un Certificado para la Sostenibilidad Turística. Uno de ellos es el Luna Lodge, un lujoso hotel en medio de la naturaleza donde los turistas pueden gozar de flora y fauna, con más de 370 especies de pájaros, 140 de mamíferos, 6.000 tipos de insectos y 300 de árboles.

En los últimos años, este paraíso se ha beneficiado de una política conservacionista que ha permitido proteger gran parte del territorio. Con el objetivo de mejorar también la vida de los habitantes se han llevado a cabo proyectos como el de Caminos de Osa, que ofrece tres senderos en la Reserva Forestal Golfo Dulce. Con ello se consigue reducir la afluencia al Parque Nacional Corcovado y, por otra parte, aumentar los ingresos de los negocios de turismo rural que regenta la población local por esa zona.

Eslovenia

Eslovenia

Rutas de montaña en Eslovenia. Fotografía de Vicente Villamón

Eslovenia es uno de los países con mayor biodiversidad del mundo, y uno de los que mejores prácticas ambientales ha llevado a cabo durante los últimos años. Así lo reconoció el año pasado National Geographic en sus galardones World Legacy. Sus más de 22.000 especies de animales y plantas y la pureza de su agua potable sitúan a Eslovenia entre los países más saludables y naturales de Europa. Un patrimonio que han sabido conservar: el 36% de su superficie está incluida en la Red Natura 2000, y una quinta parte de la costa está igualmente protegida.

El Patronato de Turismo tiene un programa para desarrollar y difundir los destinos verdes, lo que explica el fuerte crecimiento del turismo eco-friendly en este paraíso tan cercano a España.

Isla Lady Elliot (Australia)

Isla Lady Elliot

Isla Lady Elliot (Australia). Fotografía: The Ocean Agency / XL Catlin Seaview Survey / Aaron Spence

Esta pequeña isla situada en el extremo sur de la Gran Barrera de Coral en Queensland (Australia) planea ser totalmente sostenible en el año 2020. Por ello, existen resorts como el ya célebre Eco Resort Lady Elliot Island, cuyas instalaciones están pensadas para generar el mínimo impacto posible en el lugar. Además de apostar por las energías renovables, tienen protocolos de comportamiento sostenible para los huéspedes.

Santa Fe

Santa Fe, Nuevo México (Estados Unidos)

Santa Fe, Nuevo México (Estados Unidos)

La ciudad de Santa Fe es la capital más antigua de los Estados Unidos y su patrimonio histórico atesora varios premios. El principal valor de este destino es su autenticidad cultural; una virtud que se consigue gracias a políticas destinadas a rehabilitar los monumentos históricos, preservar las fiestas culturales indígenas, así como supervisando de cerca las nuevas construcciones. Por ejemplo, los edificios de más de tres pisos están restringidos en la ciudad para que no bloqueen las vistas a la montaña, y para evitar que alteren la estructura arquitectónica de la ciudad.

El Plan Estratégico de Turismo Santa Fe 2020 es fruto de un trabajo de consenso entre el sector privado y público, y pretende “consolidar una ciudad modelo con políticas públicas planificadas, sustentable, inclusiva, respetuosa del medio ambiente, del patrimonio y sus tradiciones, en la que todos los santafesinos se sientan orgullosos de vivir porque aquí se fundó la República.”

La Garrotxa (Girona)

Castellfollit de la Roca

Castellfollit de la Roca, en la comarca de La Garrotxa. Fotografía de Severin.stalder

El mejor exponente de paisaje volcánico de la península Ibérica se encuentra en la comarca catalana de la Garrotxa. Es además un destino gastronómico de gran interés. Pero más allá de sus valores naturales intrínsecos, esta región se distingue de otras en su compromiso político y sectorial con la sostenibilidad. El Parque Natural está inscrito en la Carta Europea de Turismo Sostenible (CETS), lo que significa que las empresas públicas y privadas que operan dentro de él están comprometidas con la protección del medioambiente. La CETS se empezó a aplicar en la Garrotxa en 2001, siendo uno de los primeros parques naturales europeos y el primer español que la implantó.

Belice

Belice

Belice

Belice es un país de 21.000 kilómetros cuadrados, con apenas unos 300.000 habitantes. Su principal atractivo es la naturaleza, la paz y la seguridad. Es, además, uno de los destinos con mayor patrimonio arqueológico de América Central. Su territorio fue el asiento de culturas precolombinas y junto con México y Guatemala forman el corazón maya de América.

En los últimos tiempos, la política turística de Belice se ha destacado por su preocupación por procurar empleo y formación a las comunidades locales. Un ejemplo habitual de empresa turística sostenible es la del resort The Lodge, que ha desarrollado un plan ambiental propio y un campamento de verano gratuito para transmitir a los niños valores ecológicos. Este resort prioriza la contratación de la población local. y proporciona beneficios económicos que se extienden a las aldeas cercanas.

Reserva de Urdaibai (Vizcaya)

 

Reserva de Urdaibai (Vizcaya)

Vista aérea de la Reserva de Urdaibai (Vizcaya). Fotografía de Mikel Arrazola.

Declarada por la UNESCO Reserva de la Biosfera, Urdaibai es el humedal más importante del País Vasco, así como una importante zona de reposo de aves migratorias. No en vano, ha sido reconocida con el galardón Biosphere Responsible Tourism Destination que concede el Instituto de Turismo Responsable.

 

El Hierro (Canarias)

Isla del Hierro

Parque eólico de la isla del Hierro. Fotografía de Carlos Teixidor Cadenas

Si La Palma es uno de los mejores lugares del mundo para observar las estrellas , la pequeña  isla del Hierro es un símbolo internacional de la sostenibilidad. Es un ejemplo a seguir en el uso de energías renovables (su central hidroeólica ha llegado a abastecer durante varios días seguidos a la totalidad de la población únicamente con fuentes limpias). Pero su compromiso con el medio ambiente va mucho más allá. Incluye políticas de reducción de residuos y reciclaje, de elaboración de productos ecológicos, de desarrollo de un sector turístico respetuoso con el medio y de un plan de movilidad sostenible.