Un gran incendio este miércoles 12 de octubre en las obras del AVE a La Meca, concretamente en un transformador de subestación eléctrica, amenaza con tensar la relación entre el consorcio de 12 empresas españolas y el cliente -Arabia Saudí- en el que viene a ser el mayor contrato jamás conseguido por un conglomerado de firmas nacionales en el extranjero (6.800 millones de euros).

El origen, según apuntan todas las fuentes consultadas por El Independiente, no tiene nada que ver con la mala praxis del consorcio Al Shula pero sí puede acarrear problemas por la visita inminente a las obras del presidente de la Saudi Railway Organisation (la Renfe saudí), Rumaih bin Mohammed Al-Rumaih. “Los saudíes aprovechan cualquier cosa para atacarnos y luego no cumplir ellos”, dice una fuente, refiriéndose a los retrasos en los pagos al consorcio que acumula el Gobierno de Riad.

Se manejan varias causas, ninguna por culpa del consorcio de Al Shula. Pero el presidente de la ‘Renfe saudí’ iba a visitar la zona afectada este fin de semana.

El fuego se ha propagado cerca de la denominada Ciudad Económica Rey Abdulá (KAEC, por sus siglas en inglés), una urbe creada expresamente para potenciar un centro financiero en la dictadura wahabita cuya primera piedra se puso en 2005. En KAEC está precisamente la estación de trenes más avanzada por parte de los saudíes (encargados de su construcción) y que en breve será entregada a las empresas de Al Shula para su gestión y explotación. Será la primera de las cinco gigantescas estaciones previstas. De acuerdo con la información recabada por este medio no se han lamentado víctimas por el incidente.

Cobra actuó correctamente

La gestión de la subestación incendiada corría a cargo de Cobra, filial de ACS. Pero la culpa, al parecer, no recae en la filial del grupo de Florentino Pérez. “Todo apunta a que la empresa pública que suministra energía eléctrica en Arabia Saudí, conocida como SEC (Saudi Electricity Company), acudió al inmueble afectado a hacer pruebas. Ahí parece estar el origen del fuego”, revelan directivos del consorcio. Uno de ellos, afincado en Madrid, ha obtenido una fotografía del transformador en llamas.

Otra de las causas bien puede deberse a las elevadas temperaturas, que pueden alcanzar entre 45 y 50 grados centígrados y provocar un sobrecalentamiento. “A Cobra desde luego la avisaron y sus empleados se personaron en la zona en menos de diez minutos. El consorcio ha funcionado bien”. Los operarios de Cobra ayudaron a extinguir el incendio. La filial de ACS protagonizó un rifirrafe recientemente al cobrar parte de los retrasos acumulados por los saudíes y saldar las cuentas con números rojos, amenazando la firma con parar las obras. El fuego de este 12 de octubre no guarda ninguna relación con la amenaza.

La visita de la máxima autoridad de la SRO a las obras, entre ellas la zona de KAEC, se prevé para los próximos domingo y lunes. Varios altos cargos confiesan su temor al respecto. A finales de octubre está igualmente previsto que visite España el nuevo ministro de Transportes saudí, Sulaiman bin Abdullah Al-Hamdan, que se reunirá con su homólogo español, Rafael Catalá.