El pasado mes de julio el aeropuerto de Prat se colapsó porque el 65% de los vuelos de la compañía aérea Vueling salían con retraso. Fueron días de colas, nervios, enfados y siestas en las sillas del aeropuerto. Las salidas se retrasaron hasta 24 horas y decenas de pasajeros perdieron sus conexiones. Otros se quedaron en tierra porque su vuelo se había cancelado o porque sus aviones estaban llenos.

La situación empezó a complicarse por la ira de algunos afectados y la polícia tuvo que acudir a la terminal 1 del Prat por sí se caldeaban demasiado los ánimos. La ministra de Fomento en funciones, Ana Pastor, le pidió explicaciones a Vueling y, al no considerarlas suficientes, exigió a la compañía un plan de contingencia para solucionar la situación.

No era la primera crisis de la aerolínea catalana pero sí la que la ha convertido en la compañía más problemática de su gremio, asumiendo el 42,8% del total de reclamaciones, según el estudio publicado por reclamador.es, que ha analizado los vuelos realizados entre el 22 de junio y el 22 de septiembre. «Sólo en el caso de Vueling, 250.000 viajeros se vieron afectados por vuelos retrasados o cancelados», argumentan. Pero no es la única que acumula malas gestiones, Air Europa, Ryanair, Iberia e Easyjet completan el Top 5 de las aerolíneas más problemáticas para los viajeros.

 

En el caso de la catalana, señala reclamador.es, si todos los pasajeros afectados realizasen una reclamación, «el importe de las indemnizaciones a las que Vueling tendría que hacer frente ascendería a 55 millones de euros». El 77,5% de las quejas serían por retrasos superiores a 3 horas, el 15,5% a cancelaciones, algo más del 5% por problemas con el equipaje y el 1,5% por overbooking (vender más billetes que plazas disponibles).

El resto de aerolíneas, muy lejos de Vueling

En el segundo lugar de éste Top 5 nos encontramos con Air Europa, aunque a mucha distancia de Vueling. La compañía, que pertenece a Globalia, acumula el 8,9% del total de reclamaciones, casi un 33% menos que la primera. En su caso el 94% e las quejas se deben a retrasos y el 6% restante a problemas con las maletas.

Casi con el mismo porcentaje pero con una problemática añadida se encuentra Ryanair. Aunque acumula solamente el 8% de las quejas, la compañía irlandesa es considera la más conflictiva a la hora de atender y resolver reclamaciones de manera amistosa.

La cola de ranking la forman Iberia y EasyJet, con un 6,8% y un 3,1% respectivamente, siendo la mayoría por retrasos y cancelaciones, no tanto por problemas con el equipaje. El 30% restante se reparte entre el resto de aerolíneas, como Alitalia, Qatar Airways o Iberia Express.

Indemnizaciones

El derecho de los viajeros a reclamar por retrasos, cancelaciones, problemas con el equipaje o mal trato por parte de la aerolínea se regula en el Reglamento 261.

En él se establecen y explican las distintas compensaciones económicas.  Si su vuelo no sale a su hora o no llega a salir podrá reclamar entre 250 y 600 euros, teniendo en cuenta la distancia que iba a recorrer. La cifra es más elevada cuando hablamos de pérdida de equipaje, en estos casos el usuario podrá reclamar hasta 1.400 euros y tiene hasta dos años para oficializar su queja.

Además, desde 2015 y por una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia Europeo, las aerolíneas también deberán indemnizar si la causa del retraso o cancelación es un fallo técnico, salvo que este sea por sabotaje, terrorismo o un vicio oculto en la fabricación del avión.