Las Autoridades europeas de Protección de Datos han instado mediante una carta al fundador y CEO de WhatsApp, Jan Koum, a que la compañía modifique las condiciones de uso y la política de privacidad que actualmente utiliza el popular servicio de mensajería instantánea.

Este órgano, que aglutina a las agencias de protección de datos de todos los países miembros así como a la Comisión Europea y al supervisor continental, expresa sus “dudas y preocupación” por el cambio que realizó WhastApp en la forma en la que gestiona la información personal de sus millones de usuarios. Esa modificación se introdujo el pasado mes de agosto.

El documento enviado por las autoridades continentales también pide a Koum que facilite toda la información disponible, en particular la que “hace referencia a los datos como números de teléfono, nombres, direcciones de email o postales”, así como los efectos que tienen para los usuarios la gestión de este tipo de datos.

En su carta las autoridades ponen en duda la validez del consentimiento que los usuarios dan a la utilización de sus datos personales. De la misma manera cuestionan las facilidades que ofrece la compañía de mensajería para que sus clientes puedan ejercer sus derechos en materia de protección de datos.

Bruselas también pide a la aplicación que detenga la transferencia de datos personales con Facebook, algo que los usuarios están obligados a aceptar para mantener activa su cuenta de WhastApp. Cuando el gigante de Mark Zuckerberg se hizo con la aplicación de mensajería a finales de 2014, por poco más de 19.000 millones de euros, ambas se comprometieron de forma explícita a no compartir datos entre ellas, una práctica que ahora llevan a cabo.

En su carta al CEO de WhatsApp las autoridades europeas de protección de datos advierten de que van a actuar y a “tomar decisiones de forma coordinada”, a la vez que instan a detener el intercambio de datos hasta que puedan “ofrecer las suficientes garantías legales”.

Investigación abierta

La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) ya inició, a principios de este mes del mes de octubre, una investigación de oficio por la transferencia de datos entre WhatsApp y Facebook. La autoridad española centró sus pesquisas en la información que la aplicación de mensajería recoge de sus usuarios y transfiere a la red social, así como en las posibilidades que tienen los propios usuarios para impedir estás prácticas.

Estas investigaciones no sólo se están llevando a cabo en España, sino que es una acción coordinada con las agencias de protección de datos de otros países del Viejo Continente como Alemania o Italia, aunque la AEPD informó de que cada agencia actuará “según las potestades que le confieren sus respectivos ordenamientos nacionales”.