Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank, ha dejado la puerta abierta a una posible fusión. «Una operación corporativa no está en nuestro plan estratégico actual, pero hay que ser flexibles y no se puede decir nunca jamás», ha apuntado en la presentación de resultados del tercer trimestre.

El primer ejecutivo del grupo ha señalado que «en el sector bancario se dan las condiciones para que en dos, tres o cinco años haya mayor consolidación, ante el aumento de la competencia y la presión den los márgenes». En su opinión, «en cualquier sector que viva una situación así, es busca la manera de elevar la eficiencia y ajustar la rentabilidad».

Considera que la inminente formación de Gobierno no será detonante de operaciones. «Las fusiones se harán por motivos económicos y no políticos y no creo que el cambio de Gobierno deba tener un impacto», apunta.

Las integraciones entre bancos se harán por motivos económicos, no políticos

Durante la presentación de sus cuentas trimestrales, que batieron las previsiones de mercado con un beneficio neto de 970 millones, Gortázar ha subrayado su decidida apuesta por «convertir BPI en el banco líder de Portugal». «Ahora estamos en plena operación transfronteriza, que nos supondrán un esfuerzo en los próximos 12 y 24 meses para centrarnos en la transformación orgánica del banco y emprender un proyecto que añada más valor».

El ejecutivo ha desvelado que ya ha recibido la aprobación del BCE para lanzar la OPA sobre BPI, operación que espera concluir antes del cierre de año. Su intención, ha asegurado, es «lograr el control de la entidad con más del 50% del capital», aunque no ha realizado previsiones del grado de aceptación que esperan lograr.

Apoyo al recorte del dividendo de Telefónica

CaixaBank, uno de los principales accionistas de Telefónica, respalda la decisión de Telefónica de recortar el dividendo. «Apoyamos la reducción del dividendo plenamente. Es una señal positiva para los mercados porque el  propio flujo de la compañía le permite desapalancarse orgánicamente, sin tener que recurrir a operaciones extraordinarias», que le podrían haber llevado a malvender ciertos activos, ha asegurado Gortázar, que también ha asegurado que «los accionistas van a ver los frutos de ese trabajo en los próximos años». En está línea ha puntualizado que el impacto del recorte de dividendo aparecerá reflejado en las cuentas del próximo ejercicio.

En referencia a la situación política de España, ha asegurado que «unas terceras elecciones hubieran sido un problema». La investidura es «una noticia positiva, pero habrá que buscar acuerdos y seguir trabajando para quue la recuperación económica continúe, dados los niveles de desempleo y de déficit publico».

El FROB tomará la mejor decisión con respecto a BMN para recuperar la mayor cantidad de ayudas públicas»

En cuanto al futuro de BMN y la creciente polémica sobre la hipotética adjudicación a Bankia, Gortázar ha asegurado que el «FROB tiene todo el derecho a analizar toda su cartera de participaciones y buscar la mejor opción para crear valor. Me parece bien que analice diferentes opciones y tomará la mejor decisión para recuperar la mayor cantidad de las ayudas que han recibido las entidades».

Resultados por encima de las previsiones

CaixaBank ha ganado 970 millones de euros en los nueve primeros meses del año, un 2,6% menos con respecto al mismo periodo del año anterior, por el efecto comparativo de los extraordinarios generados por la integración de Barclays Bank SAU. En este periodo, el grupo ha reducido las provisiones un 33,3% hasta 1.177 millones. El resultado antes de impuestos alcanza 1.314 millones hasta septiembre, lo que suoone un 45,2% frente a los nueve primeros meses de 2015.

El margen de intereses cae un 6,9% hasta 3.080 millones y el margen bruto se sitúa en 5.939 millones, un 6,6% menos, mientras que el margen de explotación mejora un 2,7% y alcanza los 2.821 millones, en un contexto de «tipos de interés en mínimos y de volatilidad en los mercados», apunta el banco.

El ratio de solvencia CET1 se ha situado en el 12,6%, con 98 puntos básicos más tras la colocación privada de acciones propias con el objetivo de reforzar la solvencia en el marco de la OPA sobre BPI, y la morosidad se ha reducido ocho décimas en el último año hasta el 7,1%.

El banco ha destacado el buen tono del crédito al consumo, cuya producción crece un 44%, y una reducción significativa del 33% por pérdidas de deterioro de activos financieros. Subraya que en los últimos tres años, desde el pico, los saldos dudosos se reducen un 46%.

CaixaBank cuenta con 13,8 millones de clientes, 5.089 oficinas y 9.476 cajeros, y en los últimos doce meses ha aumentado su liderazgo en banca de particulares y ha alcanzado una cuota de penetración del 29,5% y del 25,7% como banco principal, según la consultora FRS Inmark.