El mayor banco de EEUU por activos, J. P. Morgan, alberga recelos sobre el futuro de España tras la investidura de Mariano Rajoy el pasado sábado, después de más de 300 días de Gobierno en funciones. Aunque el gigante bancario alaba el crecimiento económico del país y señala que haber evitado unas terceras elecciones es positivo, al menos, en el corto plazo, no pasa por alto que la legislatura va a ser «desafiante» y «llena de baches». Tanto que apunta a «riesgos significativos» de nuevas elecciones el próximo año.

«El riesgo de nuevas elecciones a lo largo del próximo año es todavía significativo, en el caso en el que las relaciones entre el PP y el PSOE se volviesen más conflictivas», señala Marco Protopapa, director ejecutivo del banco. Puntualiza, sin embargo, que «dado que pensamos que le llevará tiempo al PSOE solventar sus problemas internos y arreglar la relación con sus votantes, nos inclinamos a pensar que el nuevo Gobierno puede durar, al menos, 18 meses».

Teme una política fiscal que recurra a subidas de impuestos y no a recorte de gastos

Será, en cualquier caso, un Gobierno descafeinado, según el economista. «En el plano económico, esperamos que el ímpetu de las reformas se detenga y es posible que algunas de las reformas que ya se han hecho se diluyan ligeramente por la presión del PSOE», apunta. Junto a ello, teme que «la política fiscal esté menos enfocada al crecimiento, recurriendo a subidas de impuestos en lugar de aprobar los recortes de gastos propuestos por la Comisión Europea».

J. P. Morgan apunta que «la primera prueba sobre cómo evoluciona la relación entre PP y PSOE» será la aprobación de los presupuestos generales para 2017 el próximo mes, en el que Bruselas exige un esfuerzo fiscal del 0,5% del PIB. » Creemos que los Presupuestos se aprobarán, a pesar de que el PSOE puede exigir cambios significativos».

La formación de Gobierno, «sólo el primer paso»

El banco americano recuerda que «la formación del nuevo Gobierno es sólo el primer paso de un camino largo y lleno de baches para la gobernabilidad. La abstención del PSOE no significa un apoyo directo a una agenda mínima de Gobierno».

Aun así, Protopapa asegura que «la formación de un nuevo Gobierno es claramente positiva desde el punto de vista económico en el corto plazo». Destaca que «España ha destacado por su buen comportamiento en los últimos cuatro trimestres pese a la incertidumbre política; el PIB repuntó a una tasa anualizada del 3,2% desde final de 2015».

J. P. Morgan espera un crecimiento del 2,25% para 2017, inferior al de este año

Pese a los riesgos, J. P. Morgan confía en la capacidad de España para crecer al 2,25% en el conjunto de 2017. «Parte del recorte de estas proyecciones es psicológica, ya que algunos factores externos clave, como el bajo precio del petróleo, se difuminan, pero sobre todo por la actitud ante la disciplina fiscal». Además, añade, «la predecible menor efectividad de la nueva minoría gubernamental supone un riesgo durante le próximo año».