Ana Botín, presidenta de Santander, ha manifestado en varias ocasiones su decidida apuesta por la banca online, de ahí el empuje que está recibiendo su oficina digital Openbank. Su mayor enemigo en este terreno es ING que, en España, es líder absoluto con más de 3,4 millones de clientes, de los que la mitad tiene cuenta nómina.

El banco naranja acaba de presentar sus resultados y, dadas sus buenas cifras, la división de banca de inversión de Santander ha remitido una nota a sus clientes señalando que es uno de los mejores bancos para invertir en Europa y recomienda comprar sus acciones, a las que otorga un precio objetivo de 15 euros, que suponen un potencial de revalorización del 27%.

Santander asegura que ING es uno de los mejores bancos de Europa y tiene un potencial alcista en Bolsa del 27%

Hasta septiembre, el holandés logró un beneficio neto de 3.900 millones de euros, un 22,2% más que el año anterior. La cifra subyacente de ingresos creció un 3,9%, hasta 12.997 millones de euros, con un incremento del 5,1% de los ingresos por intereses y del 6,4% en los procedentes de comisiones.

«En nuestra opinión los resultados han sido sólidos y reflejan una mejorar en la generación de ingresos, en los márgenes y en la calidad de los activos. Los buenos bancos no necesitan ser complicados e ING es un buen banco que tiene un historial que muestra su capacidad para lograr un crecimiento decente de sus beneficios y capacidad para mantener cómodamente el payout (porcentaje del beneficio que destina a beneficios)», explica Santander.

Patrick Lee, analista de la compañía, alaba la disciplina en márgenes de la entidad.»El margen de interés neto de 152 puntos básicos, sin tener en cuenta el negocio de mercados financieros, ha superado las expectativas del equipo directivo de 140 puntos básicos para 2017″, señala. Parte de este comportamiento se debe al recorte de los tipos de interés en los depósitos en los Países Bajos y Alemania, pero la dirección también ha confirmado que está mejorando el margen crediticio. De cara a 2017 y en adelante debería haber presión en los márgenes, pero ING muestra una buena disciplina en ambos lados de la cuenta de resultados (activo y pasivo)», explica el experto.

Además, señala que «ING se preocupa por la remuneración al accionista y considera que éstos prefieren la estabilidad de una política de dividendos progresiva, que un objetivo de pay out. Si hubiese volatilidad en los ingresos no tendría por qué afectar a la caída del dividendo, ya que el exceso de capital actúa un colchón para mantener estable el incremento de la remuneración en el futuro».

El otro punto fuerte que destaca Santander es la postura que mantiene la dirección del grupo sobre el capital. «ING tiene que estar bien capitalizado y, con un ratio del 14,5%, lo está. Tiene que apoyar el crédito y marca un objetivo de crecimiento del 3-4% y con un ROE (rentabilidad sobre fondos propios) superior al 10% no va a generar excesivas tensiones en el nuevo negocio», añade Lee.