Hay una fecha simbólica que puede suponer un calvario para las entidades bancarias y un alivio para miles de familias: se trata de la inminente sentencia (que se publicará antes de que finalice 2016) en la que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) dictaminará si la retroactividad con la que la banca debe pagar a los afectados por las cláusulas suelo va desde mayo de 2013 -como sentenció el Tribunal Supremo- o será ilimitada. Este producto es un recobro automático que las entidades financieras introdujeron de tapadillo en las hipotecas en caso de que bajara el Euribor.

Las cláusulas suelo es el más cacareado, pero no el único desencadenante de querellas que -pronto se sabrá- pueden ser multimillonarias: siguen coleando las preferentes, la comercialización de productos complejos, las salidas a Bolsa, las hipotecas multidivisas y, la gran desconocida, viviendas sobre plano, esto es, promociones que terminaron siendo fallidas y cuyos compradores pagaron sin recibir la casa. Y todo eso está movilizando a los grandes bufetes especializados, que están a punto de lanzar agresivas campañas en busca de miles de clientes, tanto en España como en el extranjero.

La inminente sentencia del Tribunal de Justicia Europeo puede eliminar la retroactividad de las cláusulas más allá de mayo de 2013.

En espera de lo que decida la Justicia comunitaria, los despachos están al acecho. Arriaga Asociados, de los más especializados del país en cláusulas suelo, ha captado ya a 2.500 clientes “sin publicitarnos todavía”. Esta firma pergeña un bombazo para anunciarse: “Tenemos preparada una nueva campaña con Iker Casillas para ofrecernos a los afectados a la hora de gestionar las demandas”, informa Jesús Arriaga, directivo del bufete.

Casillas ya fue marca de Arriaga durante la crisis de las preferentes -el portero fue uno de los estafados-. “Mi opinión personal”, valora Jesús Arriaga, “es que el aluvión de demandas por cláusulas suelo va a superar al de las preferentes. Tengamos en cuenta que una de cada dos hipotecas en España incluía este tipo de cláusulas”.

Jesús María Ruiz Arriaga y el futbolista Iker Casillas durante la presentación de la campaña de las preferentes.

Jesús María Ruiz Arriaga y el futbolista Iker Casillas durante la presentación de la campaña de las preferentes. BUFETE ARRIAGA Y ASOCIADOS

En abril la Sala Civil del Tribunal Supremo consideró que la nulidad de estas cláusulas tenía una retroactividad limitada, hasta mayo de 2013. El TJUE debe ahora decidir sobre ese límite. “Sería muy injusto para mucha gente que la retroactividad tuviera una fecha tope”, indica el abogado José Baltasar Plaza, del bufete Rosales, en Madrid. “La sentencia del Supremo aduce causas económicas para evitar un terremoto económico sobre la banca. Pero entendemos que lo justo sería que la retroactividad fuese total en base al Código Civil y al perjuicio de los afectados”, remacha Plaza. Sin ningún tipo de campaña Rosales ha conseguido ya 1.500 clientes con relación a este asunto.

Solo en cláusulas suelo los cálculos de Arriaga estiman que las entidades abonarán unos 7.000 euros por denuncia. Y el importe medio de las hipotecas afectadas está algo por debajo de 200.000 euros. “Pero lo más fuerte es que la sentencia afecta a toda la vida de la hipoteca. Es decir, implica una multa a la banca y un ahorro a largo plazo al abaratar el préstamo hasta que se pague”, advierte Jesús Arriaga.

A mediados de julio el abogado general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) respaldó al Supremo, que resolvió que los bancos debían devolver las ayudas solo desde la mencionada fecha de mayo de 2013 en adelante. ¿La razón? La misma esgrimida por el alto tribunal nacional: si las firmas financieras tienen que reintegrar todo lo que han cobrado -ilegalmente- desde antes de 2013, el mero hecho de retrotraerse y pagar muchos millones más no previstos en las cuentas de balance puede poner en riesgo la viabilidad del sistema financiero español, recientemente rescatado.

“Se trata solo de la opinión de un abogado de la que el TJUE puede hacer caso omiso”, señala José Baltasar Plaza sobre este último dictamen. Hay cláusulas suelo que se firmaron incluso antes de que hubiera consciencia de que el país estaba en crisis, en los años 2006 o 2007. Si Bruselas estima oportuno quitar la retroactividad, las multas a pagar por la banca pueden ser de escándalo.

“La cuantía económica que pagará la banca solo la conoce el Mago Merlín”.

¿Cuántos afectados hay? Sumando las malas prácticas de los bancos, los querellantes pueden ir del medio millón al millón, incluyendo un buen porcentaje de extranjeros que adquirió una vivienda en España y sufrió algún tipo de estafa. Pero es imposible identificar cuántos potenciales demandantes ejercerán su derecho, lamentan todos los especialistas consultados.

Una lluvia de demandas

“La cuantía económica de las reclamaciones solo la conoce Merlín el Mago”, ironiza Luis Cuervo, de Spanish Legal Reclaims (SLR). La firma de Cuervo, radicada en Barcelona, está especializada en las promociones que no vieron la luz a pesar de que los perjudicados -muchos foráneos- adelantaron el pago y compraron una vivienda que nunca recibieron sobre plano.

Al fondo, obras de promoción de pisos.

Al fondo, obras de promoción de pisos. EP

“La cantidad que calculamos por cada demanda en los casos de compra de vivienda sobre plano nos sale a una media de 100.000 euros”, afirma el directivo de SLR. Una tercera parte de las víctimas que padecieron esta clase de engaño vive en el extranjero: casi 100.000 británicos, 70.000 alemanes, 40.000 franceses… Spanish Legal Reclaims apenas ha hecho un par de campañas en la BBC inglesa y en La Sexta y ya ha captado 700 clientes.

Otros despachos consultados y especializados en la materia confirman que igualmente preparan campañas de captación masiva de clientes, al contener una hipoteca de cada dos cláusulas ilegales. Y ya hay alguna demanda interpuesta en solitario. Pero todos esperan la decisión del TJUE: es la que puede abrir el camino a una lluvia de denuncias de afectados. Los bufetes están ojo avizor, y los grandes perdedores pueden ser Banco Popular, Bankia, BBVA, CaixaBank, Liberbank, Sabadell…