El juez Fernando Andreu ha exonerado al Banco de España de la estafa de la salida a bolsa de Bankia de la que acusa a los gestores de la entidad. El magistrado se niega a imputar a Miguel Ángel Fernández Ordóñez, ex gobernador del Banco de España y a otros siete directivos de este organismo y de la CNMV como le pidió una acusación popular. Sin embargo, el magistrado rechaza que «los órganos de dirección» de los organismos supervisores «tramaran un plan delictivo con los miembros del Consejo de Administración» de Bankia «para mantener una calculada inacción institucional».

Esta petición se ha realizado después de que se incorporarán a la causa cuatro correos electrónicos de José Antonio Casaus, inspector del Banco de España, que era contrario a la salida a bolsa de la entidad. Sin embargo, el togado recuerda que esta decisión fue tomada por los consejos de administración de Bankia el 28 de junio del 2011 después que esta opción fuera defendida por Rodrigo Rato tras analizar la situación financiera de Grecia, la situación económica de España, la del sector bancario global y la de Bankia.

Decisión «legítima»

El togado sostiene que la decisión de sacar a bolsa Bankia fue perfectamente legítima» aunque resultará «errónea». Además, Andreu considera que los correos electrónicos no dejan de ser una «opinión personal» aunque «fundada» por «venir de quién asumía la cabecera de la inspección del Banco de España en Bankia». Y resalta «que no era la única opinión, ni el único criterio».

Por ello, subraya que «no se pueden criminalizar las decisiones erróneas». Y confirma que en este caso se investiga si se falseó «la información contenida en el folleto de emisión, engañando» a los inversores que «sufrieron un detrimento patrimonial que, de conocer la verdadera situación económica financiera de la entidad, no se habría realizado».

Las otras peticiones

El fiscal se opuso a las pretensiones de la acusación que representa el abogado Andrés Herzog. El juez ha asumido esta oposición por lo que también rechaza solicitar todos los correos que escribió Casaus durante los dos años que supervisó Bankia y citar a nuevos testigos.

Tras esta decisión que es recurrible ante la sala penal de la Audiencia Nacional el juez se prepara para cerrar esta investigación que se inició en el 2012 después de que el Gobierno nacionalizara el banco.