El Gobierno prevé remitir en los próximos días a Bruselas un nuevo documento de medidas presupuestarias para atajar el déficit público, entre las que dejará constancia de su intención de elevar las bases máximas de cotización para captar mayores recursos para la Seguridad Social, ahora que el Fondo de Reserva, más conocido como ‘hucha de las pensiones, comienza a agotarse.

Así lo han indicado fuentes gubernamentales a El Independiente el mismo día en que el Ministerio de Empleo ha informado de que sacará otros 9.500 millones de euros del Fondo para sufragar la ‘extra’ de los pensionistas, como viene haciendo desde 2012. De esta forma, esta hucha queda reducida a 15.915 millones de euros, el 1,48% del PIB del año 2015, lejos de los casi 67.000 millones que llegó a alcanzar en 2011. El Gobierno da por descontado que este remanente solo llegaría para pagar la siguiente ‘extra’, la del mes de junio.

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, se esforzó en dejar claro durante su comparecencia ante la Comisión del Pacto de Toledo de la pasada semana que esta necesidad de ingresos proviene de un descenso de las cotizaciones por la pérdida más de tres millones de parados durante la crisis.  El empleo se recupera desde 2014, pero es insuficiente, no llega a tiempo, y el Gobierno prevé recurrir al pago de ciertas prestaciones por la vía de impuestos.

Más de 28.000 millones de euros de margen

Sin embargo, las opciones para incrementar los ingresos por cotizaciones son variadas en las actuales condiciones. Báñez apuntó en este sentido a los autónomos, un colectivo en el que más del 80% de los trabajadores cotizan por la base mínima; y también apostó por aflorar cotizantes actualmente empleados en la economía sumergida. Pero en paralelo, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, por cortesía parlamentaria o por convicción, respondió a una petición de Podemos en Senado para destopar las bases máximas de cotización que tiene la puerta abierta a estudiar una subida de las bases máximas de cotización.

Aún no se sabe de qué manera se aplicará esta elevación de las bases máximas de cotización

Las mismas fuentes señalan que aún no se sabe de qué manera se aplicará esta elevación de las bases máximas de cotización, ni tampoco si irá acompañada de una subida, en paralelo, de las pensiones máximas –2.587 euros–, puesto que de ser así la medida tendría un efecto neutro.

Fuentes de CC.OO. creen que lo conveniente sería ampliar las bases máximas de cotización en mayor cuantía que las prestaciones resultantes, precisamente para que ese desfase se traduzca en mayores ingresos para la Seguridad Social.

¿Quién paga esta subida?

A la hora de definir quién pagaría esta medida, se podría resumir que los más ricos y las empresas. Dentro de la complejidad del entramado de cotizaciones del sistema, existe una base mínima de cotización que se sitúa en 764,40 euros mensuales y otra máxima de algo más de 3.642 euros al mes.

Esto quiere decir que, en lo que se refiere a las bases máximas, todas las rentas salariales a partir de esa cantidad quedan exentas de cotización.  De hecho, es habitual que aquellos con rentas más altas depositen parte de ‘excedente’ en planes privados de pensiones.

Este margen que queda lejos de las arcas de la Seguridad Social se puede cuantificar. El ex ministro de Trabajo socialista Valeriano Gómez estima que hasta 28.000 millones de euros escapan a las cotizaciones del sistema. Las cifras que maneja CC.OO. a partir de la Muestra Continua de Vidas Laborales del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, la cifra se sitúa en 26.700 millones de euros.

Los más ricos ganan al año más de 20.000 millones que quedan exentos de cotización

Con estas cifras, CC.OO calcula que, aplicando los actuales tipos de cotización, existe margen para ingresar alrededor de 7.500 millones de euros adicionales, casi la mitad del déficit esperado por la Seguridad Social en 2016.

Sin embargo, la carga de las bases máximas reside principalmente sobre las empresas. Concretamente, del 28% que se paga en cotizaciones por cada sueldo, las empresas se hacen cargo de casi 24 puntos porcentuales, pero los trabajadores también tienen su cuota de 5 puntos.

Por parte de los empresarios, el director de Relaciones Laborales de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Jordi García Viña, rechazó este miércoles durante su comparecencia ante la Comisión del Pacto de Toledo la idea de aumentar los tipos de cotización para mejorar los ingresos de la Seguridad Social y advirtió  de que provocaría una caída en los salarios.