La Seguridad Social obtendrá el próximo año unos 400 millones de euros adicionales por la subida de las bases máximas de cotización y el incremento del salario mínimo interprofesional (SMI).

Según ha explicado el secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, en la rueda de prensa de valoración del paro registrado y la afiliación a la Seguridad Social del mes de noviembre, la subida de las bases máximas será del 3%.

En términos de impacto económico, por cada punto porcentual de subida se ingresan entre 100 y 110 millones de euros adicionales. De esta forma, la subida planteada alcanzaría un máximo de 330 millones de euros.

Por cada punto porcentual de subida en las bases máximas de cotización se ingresan entre 100 y 110 millones de euros adicionales

Esta subida de las cotizaciones no es, por tanto, un destope de las bases de cotización. En todo caso, la Comisión del Pacto de Toledo tiene el encargo de someter a debate posteriores modificaciones en las bases de cotización y su convergencia con los márgenes mínimos y máximos de las pensiones. En este sentido, Burgos ha indicado que todo aumento de las pensiones «debe ser estudiado, progresivo y vinculado a las pensiones máximas».

Por otro lado, el Gobierno subirá el  SMI un 8% ya en 2017, hasta los 707,6 millones de euros mensuales, y dejará en mano de los sindicatos y patronales, el decidir con carácter vinculante las subidas de 2018, 2019 y 2020. No obstante, en caso de que no se pongan de acuerdo el 15 de noviembre de cada uno de estos año, el Ejecutivo tomará una decisión.

En este caso, puesto que las bases mínimas de cotización del Régimen General están referenciadas al SMI, una subida de este límite supone un incremento equivalente de las bases mínimas.

El Ministerio de Empleo estima que unos 223.000 trabajadores se verán beneficiadas por la subida del SMI, de forma que el incremento de la masa salarial total será del 0,06%. Nuevamente, en términos económicos, la Seguridad Social tendrá un retorno por el incremento de las bases de cotización de 70 millones en 2017.

La subida del SMI tendrá un retorno por el incremento de las bases de cotización de 70 millones en 2017

Sumando ambos cambios, la Seguridad Social dispondrá el próximo año de unos 400 millones de euros más, una cantidad que ayuda, pero que queda diluida si se compara con la factura mensual de las pensiones, que supera los 8.000 millones de euros.

No hay riesgo para el empleo y la competitividad

El pago de estos incrementos recaerá fundamentalmente del lado de los empresarios, que son los que actualmente soportan la mayor parte de los costes de cotización. Desde CEOE se ha avisado de que una subida de las cotizaciones podría llevar a posteriores bajadas de sueldo y a una menor contratación.

Sin embargo, el secretario de Estado de Empleo, Juan Pablo Riesgo, ha asegurado que estas subidas fueron debidamente comunicadas a la CEOE y que “no tendrán impacto sobre la competitividad”.

Se seguirá usando el Fondo de Reserva

Por otro lado, Burgos se ha referido a la situación del Fondo de Reserva de la Seguridad Social, el conocido como hucha de las pensiones. Después de que el Gobierno haya anunciado que sacará otros 9.500 millones de euros de este fondo para pagar la ‘extra’ de los pensionistas de diciembre, su cuantía queda reducida a algo más de 15.000 millones de euros, lo que hace previsible que se agote ya en 2017.

Al respecto, Burgos ha indicado que el Fondo de Reserva “es un mecanismo del sistema, no el sistema” y que, en este sentido, “se utilizará con carácter prioritario” a otras vías mientras sea necesario.