Este sábado, entradas ya las cuatro de la tarde, el aragonés Carlos Clos Gómez parará el mundo. El enésimo partido del siglo, el segundo de lo que llevamos de año 2016, entre el Fútbol Club Barcelona y el Real Madrid con el Camp Nou como escenario de lujo. Un nuevo choque entre los dos equipos más poderosos del mundo, y no sólo a nivel futbolístico. La variable económica está muy presente en todo momento.

En primer lugar, en las 99.354 almas que llenarán a reventar el coliseo catalán. Las entradas en taquilla, como es habitual, desaparecieron a velocidad de vértigo y no hubo prácticamente opciones de hacerse con una. El Barcelona, que ejerce de local, cedió a su rival 600 localidades en la parte superior del estadio con un precio de 123 euros por entrada.

https://www.youtube.com/watch?v=vsqJvcIL8BA

Por eso, si usted está leyendo esto y aún no tiene entrada, la única opción que le queda es acudir al mercado secundario. En la reventa legal ya hay pases para el partido por más de 5.000 euros cada uno, en plena tribuna lateral del Camp Nou. Según datos de Ticketbis, uno de los mayores marketplaces de entradas, el precio medio de las entradas de segunda mano estará en los 895 euros. Es una cantidad muy alta, pero sensiblemente inferior a los 961 euros por ticket que se pagaron en el anterior Clásico, celebrado también en la Ciudad Condal el pasado mes de abril.

Los precios medios de la reventa legal son algo más altos cuando ambos equipos se enfrentan en Barcelona que cuando lo hacen en el Santiago Bernabéu. En Concha Espina el precio medio está en 378 euros, por los 554 euros cuando los de Luis Enrique ejercen de locales.

En el encuentro de este sábado coinciden, además, las dos variables que hacen que las entradas en reventa legal sean más caras. El terreno de juego, pues Barcelona encarece los precios, se sumará a la competición. El precio medio de los entradas para los Clásicos ligueros es de 656 euros, sólo comparables a los 529 euros que se pagan cada vez que ambos equipos se cruzan en la Champions League.

La Copa del Rey y la Supercopa de España son el mejor momento para que los bolsillos menos profundos disfruten de un Clásico en directo, ya que el precio medio de las entradas en el mercado secundario es de 213 y 188 euros, respectivamente.

Día grande en las apuestas

Las casas de apuestas están, por supuesto, frotándose las manos ante un partido como éste. Un Clásico siempre genera un volumen de apuestas que es muy superior al de un encuentro normal, y que casi se puede igualar al de toda una final de la Champions League.

Según la Asociación Española de Juego Digital, se generarán 25 millones de euros en apuestas en la Red sólo en España. Alrededor del 80% de ellas llegarán ya empezado el partido, pues las apuestas en directo son las más populares. La cifra es superior, incluso, a la de la final continental que disputaron el Barcelona y la Juventus en Berlín en mayo de 2015, cuando se generaron 20 millones de euros en apuestas en internet en España.

Los 25 millones de euros del partido de este sábado se quedarán muy cerca de los 30 millones de euros de la final de la Liga de Campeones del pasado mayo, cuando el Real Madrid y el Atlético de Madrid trasladaron el tradicional derbi madrileño a Milán con infausto recuerdo para los colchoneros.

Según las bookies, el gran favorito es el Barcelona. Su victoria se paga entre 1,75 y 1,85 por euro apostado, dependiendo de la casa de apuestas que consultemos. En caso de que los tres puntos acaben volviendo a la capital, los que hayan confiado en los muchachos de Zinedine Zidane se embolsarán hasta 4,1 euros por cada uno apostado, aunque la cuota cae hasta 3,75 en algunas páginas online.

Millones sobre el campo

Este sábado habrá, correteando en pantalón corto sobre el tapete del Camp Nou, más de 1.000 millones de euros. El valor de mercado del once tipo que pondría Luis Enrique sobre el césped, en caso de tener a todas sus huestes sanas, tendría un valor de mercado de 583 millones de euros.

Sólo la tripleta de ataque que forman Leo Messi, Neymar y Luis Suárez está tasada en 310 millones de euros, pues según los datos de Transfermarkt la terna de futbolistas vale 120, 100 y 90 millones de euros, respectivamente.

Por su parte, el once ideal que a los aficionados blancos les gustaría ver sobre el campo tiene un valor de 535 millones de euros, bastante menos que su eterno rival. De nuevo los jugadores más valiosos están en las tres posiciones de ataque: Cristiano Ronaldo, con 110 millones de euros; Gareth Bale, valorado en 90 millones, y Karim Benzema, tasado en 60 millones, aportan 260 millones de euros a ese total.

Más allá de los delanteros, los jugadores con mayor valor están en el centro del campo. Hacerse con los servicios del español Sergio Busquets o el alemán Toni Kroos, al menos a nivel teórico, costaría 60 millones de euros, mientras que la dupla croata formada por Luka Modric e Ivan Rakitic está valorada en 50 millones por cada jugador.

En las defensas destaca la pareja de centrales de la selección española. Gerard Piqué y Sergio Ramos, que ejercen de centrales en el combinado de Julen Lopetegi, suman entre ambos 80 millones de euros repartidos a partes iguales.

Popularidad

Además de su histórica rivalidad sobre los terrenos de juego, Real Madrid y Barcelona mantienen un pelea por captar el mayor número de aficionados posibles. Más que nada, porque estos se transforman luego en mayores ingresos por venta de camisetas, entradas, merchandising… Sumar nuevos adeptos mantiene en marcha la maquinaria económica que permite pagar los enormes sueldos de Cristiano Ronaldo o Leo Messi.

A nivel mundial, y según el estudio elaborado por Ticketbis con los datos de búsquedas en Google Trends en los últimos cinco años, ambos clubes están muy parejos en cuanto a seguidores, con porcentajes que rozan el empate absoluto en cuanto a territorios conquistados.

[infogram id=»0f63906d-5e6c-4a64-9d18-62a002155565″ prefix=»AaI» format=»interactive» title=»Popularidad_equipos»]

El Real Madrid es muy popular en Portugal, Rusia, India, México o Argelia, territorios muy poblados y en los que el conjunto blanco tiene más fanáticos. Los culés, en cambio, se llevan a los aficionados de Canadá, Estados Unidos, Australia, Brasil y prácticamente el total de Europa.

En España el reparto también está bastante parejo. Las tropas de Zidane se hacen con el sur y con el oeste de la península, según los datos de búsquedas en Google, dejando toda la parte este para el Barcelona. En el global, a nivel español, el Barcelona es más popular por su fortaleza en Cataluña, donde el Español apenas consigue hacerle sombra, y por su liderazgo en Aragón, en un momento en el que el Real Zaragoza está en horas bajas luchando en Segunda División.

[infogram id=»c72e4574-c860-4ddf-8a7a-7add8b945655″ prefix=»J76″ format=»interactive» title=»Equipos_espana»]

El Real Madrid, en cambio, se lleva las zonas en las que sí tiene más competencia. En su propia comunidad autónoma tiene que pelear ante los aficionados del poderoso Atlético de Madrid, además del Rayo Vallecano y el Getafe, que en el último lustro han estado regularmente en la máxima categoría, a la que ahora se ha sumado el Leganés. También es más popular en Galicia, donde Deportivo de la Coruña y Celta arrastran grandes masas de seguidores. Es un liderazgo, por lo tanto, menos contundente y más contestado. El Barcelona, donde es líder, es muy líder.