A los dos principales acusados del macrojuicio de las tarjetas black, los expresidentes de Caja Madrid Miguel Blesa y Rodrigo Rato, no les ha servido de nada la devolución justo al inicio del proceso del dinero que gastaron con sus Visas. El fiscal Anticorrupción, Alejandro Luzón, ha rebajado la petición de prisión para nueve de los acusados por reintegrar el dinero que pagaron con sus tarjetas opacas, pero no en el caso de Blesa y Rato.

La Fiscalía mantiene los seis años de cárcel para Blesa y cuatro años y medio para Rato

El Ministerio Fiscal ha decidido no aplicar la atenuante de reparación del daño provocado a pesar de que los dos expresidentes antes de la vista oral devolvieron las cantidades gastadas con sus tarjetas opacas. Blesa reintegró los 436.000 euros gastados con su Visa de empresa  y Rato hizo lo propio con los 90.000 euros que abonó con su tarjeta.

Pero finalmente el fiscal mantiene su petición de pena de seis años de prisión para Miguel Blesa –presidente de Caja Madrid entre 1996 y a 2010- y de cuatro años y medio para Rodrigo Rato –presidente de Caja Madrid y Bankia entre 2010 y 2012- por delitos continuados de apropiación indebida. Luzón ha subrayado que en el caso de los dos expresidentes «la reparación es tan escasa en relación a la responsabilidad que se les atribuye como para apreciar atenuaante».

Sin embargo, Luzón sí ha decidido aplicar la atenuante de reparación del daño varios de los 65 acusados por haber reintegrado el dinero gastado con su tarjeta black. A algunos de ellos ya se les reconocía la rebaja de pena en las conclusiones provisionales presentadas por el fiscal al comienzo del juicio, pero ahora modifica en su informe definitivo a otros nueve más. Con ello, para Ricardo Romero de Tejada, Ramón Espinar, Alberto Recarte, Jesús Pedroche, Ignacio Navasques y Luis Blasco el fiscal pide ahora dos años y medio de prisión, frente a los cuatro años reclamados anteriormente. Y para Rafael Torres, Beltrán Gutiérrez y José María Buenaventura la petición de pena ahora es de dos años, frente a los dos años y seis meses previos.

Luzón eleva hasta los dos años y medio de prisión la pena para el exdirector financiero Sánchez Barcoj

Luzón ha explicado que ha establecido diferente criterio de aplicación del atenuante en el caso de los acusados que han devuelto el dinero (restituyéndoselo a Bankia o al Frob) y los que simplemente han consignado las cantidades (entregándoselas a la Audiencia Nacional). Y es que considera que los primeros efectivamente han reparado el presunto daño, y lo hacen a fondo perdido, dado que no se les reintegrará el dinero en caso de ser absueltos; mientras que los que han consignado en el juzgado las cantidades -como es el caso de Blesa y Rato- lo han hecho sólo para evitar embargos y abren la posibilidad de recuperar ese dinero si son absueltos.

Por el contrario, a Ildefonso Sánchez Barcoj, exdirector financiero de Caja Madrid, se le reconoce desde el principio del juicio la atenuante de reparación del daño, pero finalmente el fiscal eleva hasta los dos años y medio de prisión, frente a los dos años que reclamaba al inicio del juicio. El fiscal ha considerado desde el inicio del proceso que Sánchez Barcoj participaba activamente en la gestión del sistema de tarjetas opacas sorteando el Departamento de Tarjetas de la entidad que legalmente se le encomendaba esa tarea.

En paralelo, la Fiscalía también ha decidido reducir la petición de pena a otros cuatro acusados debido a que se ha demostrado que parte de los pagos con la Visa no los habían efectuado ellos, sino que se trataban de duplicados fraudulentos.