El año que acaba de entrar va a estar muy cargado de citas electorales en toda Europa. Ninguna de ellas, sin embargo, parece más importante para el futuro del Viejo Continente que los comicios en los que la canciller alemana, Angela Merkel, intentará revalidar una vez más su cargo.

No hay fecha concreta, pero las elecciones presidenciales en Alemania deben celebrarse antes del final del año, lo que deja el otoño como la estación propicia para llamar a las urnas a los ciudadanos germanos.

Con el ejemplo de todo lo que ha sucedido en Estados Unidos durante la campaña electoral, Facebook ha decidido implementar una herramienta para identificar y señalar las noticias falsas de cara a evitar nuevos escándalos que puedan influir en el voto.

El sistema es sencillo: los usuarios podrán señalar cualquier noticia como falsa y luego serán los expertos de Correctiv los que decidan. Esta institución, con sede en Berlín, se define como la primera redacción de prensa alemana sin ánimo de lucro con el «objetivo de dar a los ciudadanos acceso a la información», y será la que le señale como fake una noticia.

Una vez que reciba esta calificación, los usuarios podrán ver que no es veraz gracias a una etiqueta que aparecerá en Facebook. El propio logaritmo de la compañía estadounidense hará que estas informaciones queden relegadas a la parte baja en beneficio de otras que no hayan sido calificadas como tal.

Intervención estatal

Facebook ha implementado esta medida después de sufrir críticas, e incluso amenazas, de miembros del Ejecutivo alemán. El ministro de Justicia, Heiko Maas, ya avisó con emprender medidas legales contra la compañía si no ponía de su parte para proteger a los usuarios de las desinformaciones.

Maas llegó a advertir de que «las noticias falsas representan un riesgo para nuestra cultura del debate», en declaraciones a medios locales. El titular de Justicia llegó incluso a plantear la posibilidad de crear un comité cuya tarea exclusiva fuera identificar y combatir las fake news al estilo del que ya tiene en marcha República Checa.

La propia Merkel ya había advertido ante la proliferación de bots y desinformaciones, temiendo que marquen el ritmo de la campaña en la que se juega la reelección para el cargo ante el ascenso de partidos radicales.

El Gobierno alemán ya abrió una investigación para esclarecer la noticia que publicó el portal de noticias Breitbart, en el que se informaba de que una multitud había prendido fuego a una iglesia en la pasada Nochevieja gritando proclamas islámicas. La noticia fue luego desmentida por agentes de policía y medios locales, y se achacó la publicación de este artículo a la influencia rusa.

Alemania también amenazó a Facebook con multas de hasta 500.000 euros por cada noticia falsa que no fuera identificada y retirada en un plazo de 24 horas tras su denuncia.