Esta tarde, a eso de las 20.00 horas, va a ser el peor momento para encender la luz, poner la lavadora, activar el horno… En los últimos tres años a usted nunca le ha salido tan caro utilizar el interruptor o cualquiera de sus enchufes. Durante todo el día el coste de la electricidad será el mayor desde 2013, pero será esta tarde cuando se alcanzará el punto álgido.

El mercado mayorista de la electricidad, en el que compañías eléctricas y brókeres compran y venden la luz que los usuarios acabarán consumiendo al día siguiente, está disparado desde hace días. La cotización de ese mercado –también conocido como pool– hace que el precio de la electricidad se sitúe a lo largo del día de hoy en una media de 78,83 euros por megavatio hora (MWh), su mayor cota desde diciembre de 2013.

El precio del pool tiene un peso real en el recibo final que pagan los consumidores de la tarifa regulada (el ahora denominado precio voluntario para el pequeño consumidor, PVPC) de alrededor del 35%, mientras que el resto de la factura se corresponde con los peajes que fija el Gobierno para cubrir los costes regulados del sistema eléctrico y con los impuestos. Pero son los vaivenes de ese mercado los que determinan qué días sale más cara la electricidad y, para los millones de usuarios que ya cuentan con contadores inteligentes, también en qué horas.

Las peores horas

Los contratos de compraventa de electricidad entre generadores y suministradores de luz que se cerraron ayer anticipan cuál será el momento del día en que encender la luz será más costoso para el usuario. Y será en las 20.00 y las 22.00 horas cuando el precio a pagar será mayor, con cotas del precio mayorista por encima de los 92 euros por MWh, informa Europa Press.

Para los usuarios que aún no disponen de los contadores de nueva generación y no cuentan con tarifas que fijan el coste por horas, el precio que se les aplicará será esa media de todo el día que supera los 78,8 euros por MWh. Una cota desconocida desde aquel diciembre de 2013 en que el Gobierno acabó interviniendo el mercado y, unos meses después, reformando el sistema para fijación de los precios, para evitar un auténtico tarifazo al que obligaba la normativa después de que la subasta trimestral se desbocase.

Las razones por las que el mercado eléctrico mayorista se encuentra disparado en las últimas semanas son varias. En plena ola de frío la demanda eléctrica crece, y lo hace en un momento en que las condiciones meteorológicas (menos viento) e hidrográficas (menos disponibilidad de agua en las centrales hidroelécricas) ponen en jaque a las tecnologías más baratas, y obligan a utilizar centrales de gas y de carbón, cuya utilización resulta más cara para generar electricidad.

En cualquier caso, el comportamiento del mercado mayorista está levantando suspicacias. La Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) ha advertido de que está vigilando de cerca la actuación de los operadores del pool por si hubiese prácticas para elevar el precio de manera artificial… e ilegal. De momento no se trata de una investigación formal, ni se ha abierto expediente a ninguna compañía ni requerido información adicional. Pero el anuncio de la CNMC, que ha encontrado el respaldo explícito del Ministerio de Energía, ha sido un primer aviso a navegantes.