Barclays ha elegido Dublín para establecer su sede principal dentro de la Unión Europea, tras el Brexit, y está planeando contratar a cerca de 150 personal allí, si las entidades que actualmente tienen su base en Reino Unido pierden el acceso al mercado único, según fuentes cercanas al banco, a las que ha tenido acceso Bloomberg.

El banco ha comenzado a explorar espacios de oficinas en Dublín este mes y ha estado en contacto con los reguladores irlandeses para analizar la expansión de sus operaciones.

Barclays está avanzando en el diseño de planes de contingencia para poder prestar servicios a sus clientes dentro de la Unión Europea, si la primera ministra Theresa May no logra un acuerdo transitorio o permanente que preserve el acceso de Londres al bloque único, durante el período de dos años que duren las negociaciones.

«Hemos dejado claro en repetidas ocasiones que planificaremos una serie de posibles contingencias por efecto del Brexit, lo que incluye ampliar nuestras capacidades operativas en Dublín», ha señalado el banco en un comunicado. «Identificar el espacio de oficinas disponible es una parte necesaria y predecible de ese proceso de planificación de contingencias», añade.

Los bancos internacionales han comenzado a revelar más detalles sobre su estrategia para cambiar de puesto de trabajo y establecer oficinas en la Unión Europea, después de que May indicase la semana pasada que sacará a Reino Unido del mercado único y buscará otros acuerdos.

Las empresas financieras y sus clientes están más preocupados por un Brexit duro, que implica que todas las relaciones se suspenden en el plazo de dos años.

Irlanda está tratando de atraer a bancos con sede en Reino Unido, presentándose como un país con impuestos reducidos, angloparlante, con leyes similares, regulaciones y derechos de «pasaporte», que les permiten vender servicios en toda la Unión Europea.

El personal de Barclays que se mudará a Dublín incluirá a altos directivos, especialistas en derivados, operadores de divisas, personal de cumplimiento normativo y recursos humanos. La dirección no ha decidido cuándo se trasladará a los empleados o cuándo se realizarán las nuevas contrataciones. El calendario quedará determinado por la evolución de las negociaciones, después de que el Artículo 50 se active a finales de marzo, lo que supone el inicio del proceso formal de salida de la Unión Europa en dos años.

Barclays ya cuenta con cerca de 100 empleados en la división de Irlanda, dirigida por Sasha Wiggins. El grupo también tiene una licencia bancaria en Francia, una sucursal en Alemania y muchas entidades legales en Luxemburgo.