Microsoft ha vuelto a batir las previsiones del mercado tras la presentación de los resultados de su último trimestre fiscal. El gigante tecnológico estadounidense ingresó 26.100 millones de dólares, casi 24.500 millones de euros, y superó en más de 1.000 millones de dólares el consenso de los analistas.

La compañía que ahora pilota Satya Nadella ha conseguido cambiar su modelo de negocio y se ha orientado hacia los servicios en la nube, el verdadero motor de su actividad actual. Microsoft se ha sacudido uno de los males del sector y ha reducido la dependencia de la venta de software y hardware en un movimiento que sin duda está dando su réditos.

La división de Cloud de la compañía, en la que se incluye la plataforma Azure, ingresó 6.900 millones de dólares, casi 6.500 millones de euros, gracias a un crecimiento del 8%. De esta manera, Microsoft entra en la pelea directa con Amazon por ser el líder mundial en el sector de la nube, dejando atrás a Google.

El cambio en el rumbo que tomaron en el cuartel general de la firma en Redmond parece correcto dado que uno de los sectores que ha registrado un descenso más destacado es la de Personal Computing, que engloba las ventas por el sistema operativo Windows, por la división de smartphones y por la de videojuegos. En total, esta departamento generó un volumen de ingresos un 5% menor hasta los 11.800 millones de dólares, poco más de 11.000 millones de euros.

Estas cuentas han sido las primeras en las que Microsoft ha destacado la presencia de LinkedIn, la mayor red social de profesionales, tras la compra el pasado junio por 27.000 millones de dólares, más de 25.000 millones de euros. Así, LinkedIn generó unos ingresos de 228 millones de dólares, 213 millones de euros, durante el último trimestre fiscal.

Avance bursátil

Microsoft alcanzó sus máximos históricos tras la presentación de resultados del pasado octubre. De esta manera, la firma fundada por Bill Gates y Paul Allen, que ahora dirige Nadella, ya supera los 20 años sin abandonar la lista de las 10 mayores empresas cotizadas de Wall Street, todo un hito.

El propio Nadella, en la conferencia que ha mantenido con los inversores, ha destacado la importancia de la Inteligencia Artificial para el futuro de la compañía. «Acelerar los avances en la Inteligencia Artificial en nuestras plataformas y servicios nos dará más oportunidades para continuar creciendo en la nube», ha afirmado el CEO de Microsoft.

Eso ayudará a continuar con los avances en bolsa, la tónica general para la compañía en los últimos tiempos. Los títulos subieron casi un punto porcentual hasta los 64,27 dólares a cierre de sesión, si bien en el periodo de negociación after hours el avance alcanzó el 1,5% hasta más allá de los 65 dólares.

El gigante de Redmond alcanza ya una capitalización bursátil de 496.807 millones de dólares, casi 465.000 millones de euros, lo que le sitúa como la tercera mayor compañía del mundo, sólo por detrás de Apple y Alphabet (la matriz de Google). En los últimos siete meses acumula una revalorización superior al 32% sobre el parqué.

Y esta buena marcha podría prolongarse en los próximos meses, según estiman diversas firmas de inversión. Así, por ejemplo, Barclays ha elevado su precio objetivo hasta los 71 dólares por acción, lo que implica un potencial de revalorización de en torno al 10,5%. La firma británica augura que los ingresos y beneficios de Microsoft podrían elevarse alrededor de un 20% desde 2016 hasta 2019.

«Nos sigue gustando la historia de Microsoft. No sólo por el resurgimiento de la compañía desde su transición a los servicios en la nube, que significa mejora del crecimiento de los ingresos por esta parte del negocio y mejora de sus márgenes brutos, Microsoft también se está beneficiando de la mejora del mercado de ordenadores personales (PC) y del creciente interés en Windows 10», señalan.