Andalucía se ha convertido en el epicentro de las reclamaciones por cláusulas suelo recibidas por el Banco de España en los últimos años. Más de la mitad procede de la comunidad en la que tienen su sede entidades que han utilizado estas cláusulas recurrentemente y, en ocasiones, de forma abusiva, en sus préstamos hipotecarios, como Unicaja, Caja Granada -ahora, integrada en BMN-, Caja Rural de Granada, Caja Rural del Sur y la antigua Cajasur, actualmente parte de la vasca BBK.

El regulador del sector financiero ha tramitado desde 2013, cuando el Tribunal Supremo dictó la sentencia en la que obligó a BBVA, Abanca y Cajamar a eliminar el límite a la bajada de tipos de interés, cerca de 43.336 reclamaciones por cláusulas suelo, la mitad de las 84.435 presentadas en total en este periodo.

En dos años, los andaluces han presentado 13.796 quejas, de un total de 24.949 en todo el país, ante el Banco de España

En 2014, la institución que preside Luis María Linde desglosó por regiones los datos de reclamaciones en torno a las cláusulas suelo. Y los datos fueron elocuentes: los andaluces son los que más reclamaron, una tendencia que se mantuvo a lo largo del año siguiente.

Durante 2014 y 2015 -último dato disponible-, los andaluces presentaron 13.796 quejas por las citadas cláusulas, de un total de 24.949 que se cursaron en todo el territorio nacional al servicio de reclamaciones del Banco de España.

Navarra y País Vasco son las comunidades en las que menos se reclama por cláusulas suelo

“Andalucía es el territorio donde tiene su origen el mayor número de reclamaciones en términos absolutos, con 10.752, como consecuencia del mayor impacto que han tenido en esta comunidad las reclamaciones referidas a cláusulas suelo, que han supuesto el 53% de las reclamaciones presentadas por este motivo en todo el territorio nacional» y el 77% de las recibidas por la comunidad”, recoge la memoria del servicio de reclamaciones de 2014.

Es decir, de las 10.752 reclamaciones totales cursadas en Andalucía, 8.279 estuvieron motivadas por los límites a la caída de los tipos de interés, en un ejercicio en el que, en todo el conjunto de la geografía española, se presentaron 15.595 por este motivo.

Unicaja, Caja Granada, Caja Rural de Granada y la antigua Cajasur utilizaban cláusulas suelo de forma generalizada

Caja Rural del Sur, Caja Rural de Granada y Unicaja figuran entre las que más reclamaciones recibieron.
El regulador detalla que, «en términos de incidencia relativa, Madrid se encuentra entre las comunidades con menor ratio de reclamaciones. Mientras, Andalucía es la región en la que más se reclama, seguida de Extremadura y de Canarias. Navarra continúa siendo la comunidad en la que menos se ha reclamado, seguida del País Vasco».

Durante 2015 -último informe disponible del Banco de España-, el regulador señala que “en línea con los años anteriores”, Andalucía, Madrid, Cataluña, Comunidad Valenciana, Canarias y Castilla-La Mancha fueron las regiones que presentan un mayor número de reclamaciones. Suman 15.301, que representa el 75,5% del total nacional.

Nuevamente, el regulador observa una mayor incidencia de reclamaciones por cláusulas suelo en Andalucía y Extremadura, donde esta tipología de reclamaciones representa el 71% y el 57% de las reclamaciones, respectivamente. De las 7.208 reclamaciones que los andaluces remitieron al Banco de España, 5.517 se referían a las citadas cláusulas. En toda España, el límite al tipo de las hipotecas provocó 9.354 escritos.

Avalancha de quejas, tras la sentencia del Supremo

Aunque la mayor parte de las cláusulas de las hipotecas se activaron entre 2008 y 2009, fue a partir de mayo de 2013 cuando el Banco de España comenzó a recibir una avalancha de quejas al respecto.

La publicación en mayo de ese año de la sentencia en contra de BBVA, Cajamar y Abanca animó a los afectados a acudir al regulador. En los primeros meses de 2013, el número de quejas apenas llegaba a mil cada mes. Y, durante el último trimestre del ejercicio, se superaron las 2.500 peticiones mensuales, una tendencia que continuó en los primeros meses de 2014 y fue remitiendo a partir de verano.

Para poner en contexto la magnitud del dato, basta señalar que, hasta 2013, el supervisor del sistema financiero no había recibido ni 950 reclamaciones al año por cláusulas suelo.

Del las 34.645 reclamaciones presentadas a lo largo de 2013 contra 15 entidades, el 53,1%, equivalente a 18.387, corresponden a cláusulas suelo. Sólo CaixaBank, Popular y Unicaja fueron objeto de más de 2.000 reclamaciones cada una.

Durante el año siguiente, 2014, la cifra de quejas por estas cláusulas remitió hasta 15.595, de un total de 29.528, es decir, el 52,8%. Y en 2015, la cifra global se redujo hasta 20.262 quejas, de las que 9.354 fueron por los límites a los tipos de interés.