Cómo está el calabacín?” Ésta es probablemente una de las preguntas que más han escuchado los tenderos de España en las últimas semanas. Y no es gratuita, las lluvias han incrementado el precio de este vegetal hasta un 200% desde diciembre, según los datos estadísticos del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAGAMA).

Pero no solo este vegetal se ha vuelto un artículo de lujo para algunos hogares. Muchas otras hortalizas han disparado su precio en las últimas semanas. Hacer una ensalada es en enero un 60% más caro que a principios de diciembre. La lechuga romana cuesta, por ejemplo, un 131% más, y el tomate un 72%, según también los datos del MAGAMA. Esto es, si en diciembre te costó cinco euros, ahora serán ocho.

Unas subidas que se deben, confirma el propio Ministerio, a la falta de oferta. Las inclemencias meteorológicas, especialmente la lluvia y la nieve, resultan fatales para productos como la lechuga, la berenjena, la coliflor, la alcachofa o el pepino. Esto es lo que ha ocurrido en las últimas semanas en España y en toda Europa.

La ola de frío por todo el continente ha provocado caídas en la producción que han disparado la demanda y, sobre todo, el precio. Para la Unión de Pequeños Agricultores (UPA) han sido tantas las pérdidas de producción por el frío que “en ningún caso se resarcen” con la subida de los precios, según informa Europa Press. Además, UPA ha querido destacar la reacción del sector de las hortalizas, “puntero”, que no ha caído en ningún caso en el desabastecimiento.

 

Pero tampoco es más económico cambiar el pisto manchego por la ensalada. Si hacemos uno con los clásicos ingredientes de calabacín, berenjena, pimiento, cebolla y tomate, nos costará esta semana más del doble que a principios de diciembre (un 120% más).

La vinagreta también sube

Cuesta más hacerlo, pero también aliñarlo. El aceite de oliva virgen extra ha aumentado un 7% su precio en las últimas semanas, según los datos del MAGAMA de los precios medios nacionales.

Según el Sistema de Información de Precios en Origen del Aceite de Oliva (PoolRed) gestionado por la Fundación para la Promoción y el Desarrollo del Olivar y del Aceite de Oliva, el precio del aceite de oliva ha arrancado el año en plena escalada. Este martes 31 de enero, el aceite de oliva virgen cotiza a 3,56€ por litro, esto es, 22 céntimos más que el día 1 de enero y el máximo desde octubre de 2015.

Detrás del auge de los precios del aceite están, sobre todo, el retraso de la campaña y la caída de la producción internacional. José Ramón Díaz, técnico de aceite de Oliva de Asaja, destaca que la previsión de este año alcanza a nivel mundial las 2,7 millones de toneladas, una de las cifras más bajas de los últimos tiempos. “La merma de la producción en Italia, Grecia y Túnez, que llega en algún caso al 50%, ha dejado a España prácticamente como el único suministrador”.

El sector admite la tensión pero quiere transmitir cautela y mejores pronósticos. El director de Asoliva (Asociación Española de la Industria y el Comercio Exportador del Aceite de Oliva), Rafael Pico, coincide en que el retraso de la campaña ha provocado una tensión y con ello la escalada de los precios, pero “prevemos un enero que podría ser récord en producción mensual y debería calmar un poco la escalada de precios”.

Aceite de Oliva

El pescado dispara los precios, la carne se contiene

Si queremos continuar con el menú y comparamos la cesta de la compra actual con la de hace un año, vemos cómo lo que más se ha encarecido es, en general, el pescado. Comprar salmón cuesta en enero un 25% más que el pasado año (un precio medio de 13,89€ el kilo, según el observatorio de precios del MAGAMA). Casi un 16% se ha encarecido la caballa, hasta los 5,32€/kilo, y un 12% la chirla, con un precio medio de 10,31€. En el extremo contrario está la bacaladilla, que ha bajado su precio un 14% sobre un año atrás y está en torno a los 4€ el kilo.

Sin embargo, la carne ha contenido mejor el aumento de precios. Mientras que la ternera ha bajado su precio medio un 2,7% (hasta los 15,96€), cerdo y cordero se mantienen y el pollo y el conejo suben algo más de un 2%.