Apple acaba de batir su récord de ventas en un trimestre. Un logro así es un hito para cualquier empresa, pero cuando hablamos de la mayor cotizada del mundo, es un nivel superior. Las tropas de Tim Cook consiguieron aupar los ingresos hasta los 78.400 millones de dólares, 72.600 millones de euros, gracias sobre todo al fuerte tirón del iPhone.

Como es habitual, el smartphone con una manzanita en el reverso es el gran responsable de los éxitos y los (relativos) fracasos del gigante tecnológico. En el primer trimestre del ejercicio fiscal 2017 Apple ha colocado 78,3 millones de iPhone. La cifra supera en casi cuatro millones al mismo trimestre del año pasado y en más de 32 millones de unidades al cuatro trimestre del ejercicio 2016.

El iPhone ha sido responsable del 69% de los ingresos de la empresa en este periodo récord, un porcentaje que en el año 2007 apenas era del 9%. En total, las ventas del teléfono han generado 54.378 millones dólares, más de 50.000 millones de euros.

Las cifras hay que mirarlas con perspectiva. El primer trimestre de Apple es siempre el mejor, a mucha distancia del resto de periodos del año. Pese a ello, las cifras siguen siendo muy altas incluso para los estándares que manejan en Cupertino.

El punto negativo en las cuentas de Apple lo ha protagonizado el iPad. La tableta, que marcó todo un hito cuando salió al mercado, no consigue mantener el ritmo y se ha desinflado incluso en un periodo favorable con la campaña navideña y la resaca posterior.

Apple vendió 13,08 millones de iPad en todo el mundo, una cifra que mejora en algo más de tres millones de unidades el último periodo del año pasado, pero que se queda muy lejos de los 16,12 millones de tabletas colocadas hace un año. El descenso en términos interanuales alcanza el 19% en ventas y el 22% en ingresos.

Tanto es así que el iPad está cerca de ser superado en ingresos por lo que Apple llama «otros productos», una categoría que engloba básicamente el Apple TV, el Apple Watch, los Beats y el iPod.

El conjunto de estos dispositivos algo menos populares ha alcanzado los 4.024 millones de dólares, más de 3.700 millones de euros, en los tres primeros meses del año. La cifra es prácticamente el doble que los 2.373 millones de dólares, casi 2.200 millones de euros, que generó esta división en el último periodo del año.

El Mac es el tercer gadget en discordia dentro de la familia Apple. La compañía ha vendido 5,37 millones de ordenadores portátiles, que han dejado en sus arcas 7.244 millones de dólares, 6.700 millones de euros. Las ventas del Mac suelen ser estables y en términos interanuales apenas han avanzado un 1%.

Fortaleza en casa

En el primer trimestre del año Apple ha conseguido aumentar las cifras de ventas en todo el mundo, incluso si lo comparamos con el mismo periodo del año pasado. Una vez más, la más rentable es América, donde la empresa juega de local.

Los ingresos procedentes de esta zona, que engloba tanto el norte como el sur, rozaron los 32.000 millones de dólares, más de 29.000 millones de euros, y superaron en más de 12.000 millones a los números del último periodo del año 2016.

Las ventas también se dispararon en el continente europeo, zona en la que alcanzaron los 18.521 millones de dólares, más de 17.100 millones de euros, gracias a ese impulso de la séptima generación del iPhone. China es la tercera zona más importante para Apple, ya que de allí proceden 16.233 millones de dólares, más de 15.000 millones de euros, prácticamente el doble que a finales del año pasado.

Japón y la zona de Asia Pacífico completan la distribución geográfica que hace la firma del globo. Desde estas partes del mundo llegan a California 5.340 y 5.430 millones de euros respectivamente.

Así, Europa logra superar a China en el primer trimestre del año, si bien ya lo había hecho por un margen más o menos similar al actual en el periodo que cerró el ejercicio pasado.

Buena marcha bursátil

Las cuentas de la compañía fueron recibidas con optimismo en los mercados, con los títulos repuntando más de un 3% en las negociaciones posteriores al cierre de la negociación.

En general, los analistas valoraron de forma positiva la evolución de las ventas de iPhone, tanto por su incremento en número como por la mejora de los precios de venta por unidad. En este sentido, desde Pacific Crest auguran que las cifras muestran que la compañía cuenta con margen para volver a aumentar los precios de su próximo modelo de gama alta.

Otra cuestión destacada ha sido la positiva evolución del área de servicios, que la compañía espera duplicar en los próximos cuatro años. Para los analistas de Cantor Fitzgerald resulta esencial para las perspectivas de Apple elevar la cantidad de ingresos visibles y recurrentes que proviene de esta área y, así, reducir su dependencia de los sucesivos lanzamientos del iPhone.

Peor sabor de boca suscitaron las previsiones de Apple para el próximo trimestre, aunque desde Morgan Stanley creen que son excesivamente conservadoras. En cualquier caso, Tim Long, analista de BMO cree que la visión del mercado sobre la compañía en los próximos meses dependerá más de las posibles reformas tributarias que apruebe el nuevo Gobierno estadounidense y de las novedades sobre la actualización del iPhone prevista para septiembre.

Entre las firmas más optimistas con la compañía se encuentra Citi, que ha elevado su precio objetivo hasta los 140 dólares, lo que supone un potencial del 15% respecto al cierre del martes. En su opinión, la evolución del negocio de servicios y el margen de crecimiento en India son factores que permiten mantener una visión favorable sobre Apple a largo plazo.

Las acciones de Apple se mueven actualmente en torno a sus niveles más elevados en 14 meses, después de remontar más de un 34% desde los mínimos que registró el pasado mayo. En este sentido, en Cantor Fitzgerald llaman la atención sobre el incremento en el último trimestre del ritmo de la recompra de acciones que ejecuta la compañía, lo que explicaría en parte la buena evolución de sus títulos.