La del 5G será la próxima revolución en la telefonía móvil. La quinta generación del internet móvil, aún en fase de experimentación y en búsqueda de un estándar global, es la que hará posible el deseado internet de las cosas. Del frigorífico a los automóviles, de la calefacción de casa a los nuevos móviles o tabletas superpotentes.

Más velocidad de conexión, reducción de los tiempos de respuesta, y multiplicación del número dispositivos potencialmente conectados (hoy hay en todo el mundo unos 6.400 millones de aparatos conectados y algunas previsiones apuntan a que en 2020 se superarán los 20.000 millones).

El grupo se prepara para aplicar características propias de la velocidad del 5G a su actual red 4G de telefonía móvil

Y ahora Vodafone da los primeros pasos para adaptarse a esa revolución que viene. El grupo se dispone a aplicar características avanzadas propias del 5G a sus redes actuales de 4G (la cuarta generación de conexión inalámbrica que es la que se utiliza actualmente).

Por un lado, Vodafone ha presentado una nueva tecnología -desarrollada junto al grupo chino Huawei- que busca que las redes no se colapsen cuando hay una alta concentración de conexiones: un estadio de fútbol, una manifestación…  La tecnología de radio M-MIMO (Massive MIMO) multiplicará por cinco la capacidad de las celdas 4G convencionales con haces de señal para cada usuario.

En situaciones de concentración masiva de smartphones optimizará la capacidad y velocidad de transmisión de datos para cada usuario de forma simultánea. Massive MIMO no requiere pues el uso de espectro adicional, ya que optimiza el espectro existente, y es compatible con los terminales que están en el mercado.

«Esta tecnología es clave para el 5G y hemos conseguido acelerarla y no tener que esperar tres años, sino tenerla ya; hemos conseguido aplicarla a la red 4G; y hemos conseguido adaptarla para que se pueda utilizar en los móviles actuales sin necesidad de esperar a que tengan más capacidad», ha explicado Santiago Tenorio, director de Red de Vodafone Group.

Transmitir datos cinco veces más rápido

En paralelo, Vodafone ha conseguido reducir los tiempos de latencia, esto es, los tiempos que tarda cualquier dispositivo en interactuar con la red. Y cuanto más se reducen, la conexión y las acciones que se realizan en la red más se acercan al tiempo real. Un avance que es crucial para hacer posible la conducción de coches autónomos (cuanto más rápida es el envío y recepción de datos con más precisión se evitará un eventual accidente) o para realizar operaciones quirúrgicas a distancia (para lo que la precisión y la rapidez de transmisión es clave) o, en campos más banales, para mejorar la experiencia de los jugadores de videojuegos online.

Vodafone multiplica por cinco la capacidad de la red en concentraciones de gente y divide entre cinco el tiempo de transmisión de datos

Vodafone ha presentado en el Mobile World Congress de Barcelona la nueva tecnología Short TTI, que permite reducir los tiempos de latencia hasta en cinco veces desde los niveles actuales (desde los aproximadamente 17 milisegundos de hoy al entorno de los 3 milisegundos). Y, asimismo, la compañía también cuenta con su tecnología de slicing, que permite asignar distintos niveles de calidad de servicio y de latencia en función de las necesidades de cada usuario.

En paralelo, Vodafone avanza en otras tecnologías para mejorar la eficiencia de la red, como CrowdCell, que permite que cualquier dispositivo portátil se convierta en emisor de red, multiplicando así la capilaridad de las red 4G a nuevos espacios y mejorar las velocidades medias de acceso. «Con ello se consigue tener cobertura en todas partes, porque cualquier aparato se convierte en emisor», indica Tenorio.

Y también las redes definidas por software (SDN), que permiten a las empresas configurar servicios de red fija en tiempo real (como el ancho de banda o la latencia) de manera inmediata y sin necesidad de desplegar infraestructuras físicas. Hasta ahora provisionar según qué servicios a clientes concretos puede tardar días, pero con la nueva tecnología se implementaría la nueva configuración en tiempo real, en apenas segundos.

Primer paso comercial del NB-IoT

Vodafone España ha dado los primeros pasos para implantar la primera red realmente comercial de la banda estrecha de internet de las cosas (NB-IoT, según sus siglas en inglés). En enero la compañía puso en marcha esta tecnología destinada a empresas en Madrid y Valencia, y ahora suma también Barcelona, Bilbao, Sevilla y Málaga. Y el objetivo es desplegarla durante el próximo año hasta 32 ciudades en el país.

Esta fórmula tecnológica permite conectar dispositivos ubicados en zona de mala cobertura, bajo tierra o en lugares de difícil acceso. Su uso es específicamente para empresas, especialmente útil en sectores como el de la distribución de agua, de electricidad, de gas o para la agricultura. Vodafone tiene varios proyectos piloto que realiza para empresas (la única empresa cuya identidad se conoce es Aguas de Valencia) para desarrollar esta tecnología.

Antes del 31 de marzo, Vodafone España contará con más de 1.000 estaciones de red actualizadas con tecnología NB-IoT en el país. Cada estación base podrá conectar más de 100.000 dispositivos a la internet de las cosas. «Hoy tenemos proyectos pilotos pero va a empezar a haber clientes pronto», apunta Didier Clavero, director de Red de Vodafone España. «Es el primer paso hacia el 5G de verdad».

El internet del presente… 4G para el 96% de españoles

A la espera de que llegue el ansiado 5G, Vodafone España sigue ampliando su red actual 4G. La compañía prevé que a finales de marzo la red 4G cubrirá el 96% de la población española al desplegarse ya en 4.200 municipios (1.200 municipios más que hace un año). La red de banda ancha móvil ultrarrápida llegará a todos los municipios de más de 15.000 habitantes del país y al 95% de los de más de 5.000 habitantes.

Alrededor de 600 nuevos municipios –hasta un total de 2.600 en todo el país- tendrán acceso a los servicios 4G con la frecuencia de 800Mhz que mejora la cobertura especialmente en los interiores de los edificios.

La red de Vodafone fue la primera en ofrecer 4G+ a altas velocidades en descarga en octubre de 2015. Actualmente  el 4G+ de Vodafone está disponible en 1000  municipios (incluyendo las principales capitales de provincia), con velocidades de hasta 350 megabytes por segundo (Mbps). La velocidad se incrementará hasta los 400Mbps durante este año, gracias a la incorporación de tres frecuencias de LTE (long term evolution, una actualización mejorada del 4G) de 800, 1800 y 2600 Mhz.

La red 4G+ de Vodafone alcanzará este año hasta 100Mbps en subida de datos a la red en las  ciudades con más población. Aunque para ello es necesario utilizar modelos de teléfono móvil que soporten esas velocidades.