El primer debut de la bolsa española en 2017 inicia la cuenta atrás. Prosegur Cash prevé iniciar su andadura en el parqué el próximo 17 de marzo, según consta en el folleto de la salida a bolsa que ha registrado ante la CNMV en la tarde de este jueves.

Prosegur, matriz de la compañía de logística de valores y gestión de efectivo, tiene previsto colocar en los mercados 375 millones de acciones de Prosegur Cash, representativas de un 25% de su capital. Esta cantidad podría incrementarse en otras 37,5 millones de acciones, que supondrían la venta de un 2,5% más del capital.

Prosegur seguirá controlando de forma directa un 51% del capital, mientras que entre un 24 y un 21,5% de Prosegur Cash -en función del porcentaje que finalmente se coloque entre inversores- estará gestionado por la sociedad Prosegur Asset Management.

La empresa ha fijado un rango inicial de precios para las acciones de entre 1,95 y 2,35 euros. Esto significa dar al conjunto de la compañía una valoración entre 2.925 y 3.525 millones de euros. De confirmarse estos precios, Prosegur Cash podría convertirse en la trigésimo cuarta mayor empresa de la bolsa española, con una capitalización superior a la de Cellnex, Dia e, incluso, la de su matriz Prosegur, valorada actualmente en 3.431 millones de euros.

En el rango máximo, Prosegur Cash se situaría como la trigésimo cuarta mayor empresa de la bolsa española

Prosegur obtendría de este modo un máximo de 881,3 millones de euros, que podrían elevarse a 969,4 millones si se ejecutara la opción de sobreasignación sobre el 2,5% del capital de su filial.

De este modo, la salida a bolsa de Prosegur Cash apunta a convertirse en una de las mayores sobre el parqué español en los últimos tiempos. Desde 2015, sólo Aena ha saltado al parqué con una valoración superior. Además, la operación lograría captar casi dos tercios del dinero que movieron las tres salidas a bolsa que se registraron en España en 2016.

Prosegur, que se encuentra asesorada en la operación por Lazard, espera fijar un precio definitivo de venta cuando concluya el periodo de prospección de la demanda, que, a priori, se extenderá entre el 3 y el 15 de marzo.

La firma tiene previsto llevar a cabo un road show para pulsar el apetito de los inversores institucionales internacionales. Londres, Estados Unidos, Fráncfort y París son algunos de los escenario marcados en esa gira en la que participarán el consejero delegado del grupo, José Antonio Lasanta, y el director financiero, Antonio España.

Dividendos

Para captar el apetito inversor, Prosegur Cash nace con una atractiva política de dividendos. Según se detalla en el folleto, la pretensión es retribuir al accionista, “como mínimo”, con entre el 50 y el 60% del beneficio neto de la compañía. Esta remuneración se distribuirá mediante cuatro pagos, que tendrán lugar en los meses de diciembre (del año en cuestión) y marzo, junio y septiembre (del año siguiente).

La compañía también detalla una amplia serie de riesgos a los que se enfrentan los inversores que adquieran sus acciones. Entre ellos, uno de los más significativos es el referido al descenso del uso de dinero en efectivo, que “podría tener un efecto negativo en el negocio de la sociedad”. Éste ha sido uno de los puntos en los que más han incidido los analistas a la hora de evaluar las perspectivas del negocio de la empresa de gestión de efectivo.

La disminución del uso de dinero en efectivo es uno de los principales riesgo que afronta la empresa

El grupo también hace mención a los riesgos derivados de su corta trayectoria como sociedad independiente. “La Sociedad puede verse negativamente afectada por cambios resultantes de la segregación de su negocio del Grupo Prosegur”, señala en el folleto, en el que también se resalta que, en caso de que Prosegur pierda el control de la filial, “algunos contratos de la Sociedad podrían quedar resueltos”.

Prosegur justifica la decisión de escindir el negocio de su filial de gestión de efectivo por el propósito de “hacer que la sociedad, como agente del negocio de efectivo, lidere el proceso de consolidación en el sector”.

Del mismo modo, cuenta entre sus intenciones la de “redistribuir los ingresos obtenidos en la oferta para la inversión en nuevas tecnologías y en la ampliación de los negocios de seguridad y alarmas del Grupo Prosegur”. Precisa, en este sentido, que destinará entre 300 y 400 millones a estas divisiones.

En la operación de salida a bolsa, BBVA, Banco Santander, Citigroup y Goldman Sachs actuarán en calidad de Joint Global Coordinators y Joint Bookrunners de la oferta. Deutsche Bank, HSBC y JB Capital Markets actuarán en calidad de Joint Bookrunners, Bankinter y Caixabank e Itau BBA USA Securities actuarán en calidad de Co-lead Managers y Lazard Asesores Financieros actuará en calidad de Financial Advisor. Adicionalmente ANZ Bank New Zealand participará en las actividades de marketing y comercialización de la operación.