La Sanidad pública gastó en cada castellanoleonés 1.623 euros en 2014. En los manchegos, 1.053. Una diferencia del 54% entre ambas comunidades, que ocupan la cabeza y la cola de España en gasto sanitario. Esta brecha de 570 euros es, además, el doble que al inicio de la crisis, en 2008.

En general en España, el gasto medio se recortó un 7% entre 2008 y 2014, unos 100 euros hasta quedar en de 1.289 euros por cabeza. Sin embargo, mientras que 13 comunidades mantienen un gasto superior a la media, son cuatro las que están claramente por debajo: Castilla-La Mancha, Andalucía, Comunidad Valenciana y Madrid. La primera es la que ha sufrido el mayor impacto de los recortes: han perdido uno de cada cuatro euros de su presupuesto.

Esta radiografía del sector procede de la segunda edición del estudio La sanidad española en cifras 2016, que edita el Círculo de la Sanidad y ha sido elaborado por la Fundación Gaspar Casal a través del análisis de casi 250 indicadores de la gestión sanitaria. El estudio muestra la evolución de los indicadores desde la anterior edición -en 2012-, así como la evolución según los datos disponibles. Entre 2012 y 2014 el gasto medio por habitante cayó de media en España un 3,42%.

Según los autores del estudio, que ha dirigido el director general de la fundación, Juan del Llano, las diferencias se han agravado fundamentalmente por los recortes sanitarios, que han tenido sus efectos más graves en algunos aspectos. El peor, según las conclusiones del estudio,  es el empeoramiento generalizado de las listas de espera. Entre 2012 y 2015 el tiempo de espera para las consultas especializadas se ha incrementado un 36% y, en general, ha aumentado para la mayoría de las intervenciones quirúrgicas,  especialmente las de traumatología (111 días respecto a 90 en 2012) o cirugía cardiaca (70 frente a 55 en 2012).

Evolución de recursos disponibles entre 2012 y 2014

Las camas hospitalarias en funcionamiento es otro de los indicadores que representa el efecto de los recortes, según los autores del estudio. Mientras que en España cayó un 2%, algunas comunidades acusaron mucho más la bajada, como Ceuta, donde cayeron un 9,3%, o el País Vasco, con un 6,4% menos. Entre los territorios a la cola (Ceuta) y a la cabeza (Cataluña), el número de camas disponibles es del doble.

El número de médicos de atención primaria disminuyó un 1,3% entre 2012 y 2014, con una tasa de 0,76 por cada 1.000 habitantes. También aquí las diferencias son importantes. Entre Castilla y León (1,1) y Ceuta (0,63), que ocupan los extremos de la tabla, la diferencia es del 74%.

En el caso de la atención especializada, la tasa de médicos por ciudadano se ha mantenido entre 2012 y 2014 en 1,81 por habitante. Una tasa que aumenta al 2,39 en Navarra mientras que en Melilla baja al 1,26.

Menos visitas al médico

Un 3,47% menos. Los españoles disminuyeron en este porcentaje sus visitas al médico de familia entre 2012 y 2015. Quienes más dejaron de ir al médico fueron los manchegos – coincide con que sea la comunidad que más recorta en Sanidad- que pasaron de 7,8 visitas al año a 6,4.

Hay otros aspectos de asistencia en los que se han notado especialmente los recortes. Uno de ellos es la tasa de población mayor de 65 años vacunada de gripe. El porcentaje se ha reducido del 70 al 56% en una década. Así mismo, mientras que la duración media por ingreso hospitalario se ha reducido, ha aumentado el número de reingresos, tanto urgentes como normales. «Confiamos que los equipos médicos estén haciendo lo que deben hacer», ha afirmado en este sentido Alicia Corderas, coordinadora del estudio.

El estudio también refleja algunos indicadores que los autores del estudio en calificado como positivos, como la mejora de la tasa de supervivencia ante infartos e ictus o la reducción de la tasa de mortalidad en cáncer, cardiopatías isquémicas o enfermedades cerebrovasculares, así como las infecciones hospitalarias.