Adidas acelera el paso. El fabricante de ropa deportiva registraba este miércoles su mejor sesión bursátil en 15 meses, al repuntar más de un 8%, alcanzando los niveles más elevados de su historia.

La compañía festejaba de este modo las noticias que llegaban de la presentación de sus resultados del último ejercicio. Por primera vez en su historia, el grupo germano superaba los 1.000 millones de beneficio, tras mejorar sus cuentas más de un 60%.

Unas cifras que justificaban entre otras cuestiones elevar su dividendo hasta los 2 euros por acción, un 25% más que el año anterior. Esta mejora de la retribución al accionista era esgrimida por los analistas de Alphavalue para anticipar una próxima revisión al alza de su precio objetivo.

La favorable respuesta de las acciones de Adidas supone un impulso adicional para una compañía que acumula una revalorización bursátil próxima al 80% en los últimos doce meses y suma más de un 170% desde el verano de 2015.

La compañía alemana sube un 80% en bolsa en los últimos 12 meses y más de un 170% desde agosto de 2015

Estas extraordinarias cifras contrastan con un comportamiento mucho más modesto de sus principales rivales. Nike pierde un 3% de su valor en el último año, mientras que Under Armour se deja más de la mitad de su valor en este periodo.

Según explican los expertos, el mejor comportamiento de Adidas frente a sus competidores radica, en gran medida, en el nuevo enfoque de su oferta, centrado en el concepto del fast-fashion, consistente en la introducción de colecciones de ropa que siguen las últimas tendencias de la moda, pero que han sido diseñadas y fabricadas de una forma rápida y barata.

A la conquista de EEUU

Esta apuesta le está permitiendo a Adidas ganar terreno incluso en Estados Unidos, la casa de sus principales rivales. La apuesta por modelos deportivos adaptados a la última moda, como la zapatillas NMD, Tubular o Iniki y la marca de ropa XBYO han permitido a la compañía reforzar su presencia en el mercado norteamericano. Sus zapatillas Superstar se han convertido en las más vendidas en el país en 2016.

«Adidas ha mostrado fuerte crecimiento de ingresos y beneficios en la región» y «parece que actualmente está tomando cuota de mercado de sus competidores», confirman en Alphavalue.

Y la compañía aún confía en seguir ganando terreno en la principal economía del mundo, donde su consejero delegado, Kasper Rorsted, ha considera que la marca está aún poco representada. Adidas ha duplicado su cuota en el mercado del calzado deportivo en Estados Unidos hasta el 10%, unas cifras que se mantienen aún muy alejadas del 45% de Nike, según datos de NPD citados por Reuters.

Para mejorar su posición en el país, Rorsted ha resaltado su intención de elevar la inversión en personal, márketing, equipamiento en tiendas y campañas.

Este es una de las patas del plan con el que el consejero delegado de Adidas, que asumió su cargo el pasado octubre, pretende elevar las ventas por encima del 10% y mejorar sus beneficios hasta en un 22% hasta 2020.

El refuerzo de las ventas online y el traspaso de algunos negocios como TaylorMade y CCM, enfocados en vestimenta para el golf y el hockey, respectivamente, también ocupan un lugar destacado en la estrategia de la dirección del grupo.

La compañía ha duplicado su cuota de mercado en EEUU, tras adoptar el concepto de moda ‘fast-fashion’

«Parece que el nuevo consejero delegado de Adidas, Kasper Rorsted, ha conseguido impulsar el crecimiento de las ventas a doble dígito después de varios años con crecimientos estancados por debajo de este nivel», indicaban en Bankinter.

Esta situación permite a Adidas consolidarse como la segunda mayor empresa de ropa y calzado deportivo del mundo por valor de mercado, muy por delante de Under Armour y Puma y, aunque aún lejos, recortando distancias sobre Nike. La enseña norteamericana cuenta con una capitalización próxima a los 90.000 millones de euros, frente a los 34.650 millones de la firma alemana.

Pero no todo son buenas nuevas para Adidas. La compañía ha empezado a reflejar en sus cuentas, del mismo modo que sus competidores, cierto deterioro de sus márgenes brutos, determinado por el efecto de las divisas y por la elevada competencia en mercados como el estadounidense, tal y como resaltan en Alphavalue.

Además, pese a las buenas perspectivas, los expertos tienen ciertas dudas sobre las valoraciones alcanzadas por la compañía en bolsa tras los fuertes repuntes acumulados. «De asumir los datos conocidos hoy, nuestro precio objetivo podría incrementarse hasta niveles de 175 euros por acción. Así, incluso en la parte más alta de sus objetivos, el potencial sería muy limitado y obviamente después de lo anunciado hoy el margen de sorpresa a corto plazo parece más limitado», señalan los analistas de Banco Sabadell».

Citi o Alphavalue tampoco presentan unas perspectivas más favorables para el valor, que aconsejan vender y al que otorgan precios objetivos al menos un 29% inferior a su cotización actual.