La Superintendencia de Servicios Públicos de Colombia ordenó hoy la liquidación de la distribuidora y comercializadora Electricaribe, controlada por el grupo español Gas Natural Fenosa, que fue intervenida por el gobierno colombiano el pasado 15 de noviembre.

“Se ordena la liquidación de Electricaribe”, manifestó en una rueda de prensa el superintendente de Servicios Públicos, José Miguel Mendoza, quien añadió que comenzará de inmediato a buscar “un operador que asuma la prestación del servicio” en la costa atlántica, zona donde opera la compañía.

La decisión unilateral del Gobierno de Bogotá, que no ha pactado una indemnización con el grupo español, condena a las dos partes a la vía judicial. De hecho, Gas Natural Fenosa ultima ya la presentación de un recurso ante el Ciadi, el tribunal de arbitraje del Banco Mundial. La falta de acuerdo no ha sorprendido a los inversores, por lo que la acción de la empresa catalana apenas ha sufrido castigo.

La firma fue intervenida el pasado 15 de noviembre, alegando problemas financieros

La filial, que fue intervenida de manera preventiva hace cuatro meses debido a problemas técnicos y financieros, “no está en condiciones de prestar el servicio de energía con la calidad y continuidad que se requieren”, dijo Mendoza.

“Hemos dado un paso definitivo para remediar los problemas estructurales que han deteriorado el servicio de energía en la costa”, agregó el funcionario, según informa Efe.

Electricaribe atiende a 2,5 millones de clientes de los departamentos caribeños de Atlántico, Bolívar, Cesar, Córdoba, La Guajira, Magdalena y Sucre.

La filial atiende a 2,5 millones de usuarios en varios departamentos del país suramericano

Mendoza explicó que, mientras duran los trámites de la liquidación, “Electricaribe continuará prestando el servicio de energía en el mercado de la costa bajo la administración temporal del agente especial designado por la Superintendencia”.

El titular de ese despacho añadió que con la intervención no solo se evitó “el racionamiento generalizado”, sino que “se estabilizan la finanzas de Electricaribe con miras a mantener la prestación del servicio”.

El grupo Gas Natural Fenosa posee el 85 % de Electricaribe desde 2009, mientras que el 15 % restante está en manos del Gobierno colombiano.

Gas Natural ha sido partidario de una solución dialogada, pero también ha reclamado resolver los problemas de fraude e impago que sufre la compañía, que dificultan las inversiones necesarias.

Negociación sin resultados

En noviembre pasado, Electricaribe y el Gobierno no consiguieron a un acuerdo sobre fórmulas para capitalizar la empresa, que tiene problemas de caja debido a la elevada cartera morosa de clientes, que al cierre del tercer trimestre de 2016 ascendía a 4,05 billones de pesos (unos 1.323 millones de dólares).

No obstante, la multinacional española también considera la opción de solicitar un arbitraje internacional ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (Ciadi) por las desavenencias con el Gobierno colombiano respecto al caso.