Los abogados de Gas Natural Fenosa preparan ya la denuncia contra el Gobierno colombiano que presentarán ante el Ciadi. La reclamación de la compañía española por la expropiación de Electricaribe rondará entre los 800 y los 1.000 millones de euros. Según fuentes conocedoras de las negociaciones, esta es la cantidad que pondrán sobre la mesa del tribunal internacional de arbitraje, que depende del Banco Mundial.

En los libros de contabilidad de Gas Natural Fenosa, Electricaribe está anotada con un valor de 475 millones. Sin embargo, el grupo con sede en Barcelona considera que la valoración real de la empresa eléctrica asciende al doble, o un incluso más. Y es que Electricaribe acumula una enorme montaña de facturas sin pagar, superior a los 1.000 millones de euros. Y la mayoría de ellas corresponde a instituciones públicas.

Acciones judiciales

Gas Natural Fenosa decidió ayer martes emprender acciones judiciales, después de que Bogotá haya decidido liquidar su Electricaribe. Colombia expropió la firma el pasado 15 de noviembre, alegando problemas técnicos y financieros.

Desde entonces, las dos partes habían mantenido conversaciones, en un intento de consensuar una solución que llevara aparejada una compensación económica. Sin embargo, el Estado colombiano ha optado por imponer unilateralmente la liquidación, sin pactar una indemnización.

Así pues, la expropiación tendrá que dirimirse en el terreno neutral del Banco Mundial, adonde suele ir a parar buena parte de los conflictos internacionales entre estados y empresas. Gas Natural Fenosa llevaba semanas preparándose para el arbitraje, ante el nulo avance de las negociaciones. Y eso que el Gobierno español había arrimado el hombro, haciendo gestiones diplomáticas con el Ejecutivo que preside José Manuel Santos.

Apoyo diplomático español

El apoyo del Ejecutivo de Mariano Rajoy se ha concentrado en los despachos, de puertas adentro, mientras que había una puerta abierta a la salida pactada. Sin embargo, el paso efectuado ayer por Bogotá ha llevado al Gobierno a mostrar públicamente su apoyo a la empresa que lidera Isidro Fainé.

El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación emitió ayer un comunicado oficial en el que lamenta la decisión anunciada de Colombia de liquidar la Electricaribe, rompiendo las negociaciones y denegando una indemnización consensuada. Dicha decisión “no es acorde con la voluntad de diálogo que ha mostrado la empresa ni con su empeño de mejorar el servicio de distribución eléctrica”, a pesar de las “circunstancias adversas ajenas a la propia empresa”, señala el comunicado, según informa Europa Press.

Asimismo, ha afirmado que el Gobierno reitera su preocupación ante la situación generada por la liquidación de una empresa cuya matriz española “es puntera en los sectores en los que opera y con gran sensibilidad social, que lleva años trabajando e invirtiendo en Colombia”.

Por ello, asegura que “seguirá brindando su apoyo” a Gas Natural Fenosa si decide hacer uso de los instrumentos jurídicos a su disposición e insta al Gobierno de Colombia a que siga dialogando con la compañía, de manera que se pueda alcanzar “una solución satisfactoria para todas las partes, que tenga en cuenta los intereses de los usuarios y de la empresa, respetando el principio de seguridad jurídica”.

De nada han servido las gestiones diplomáticas ni los viajes de la cúpula del grupo

De nada han servido las negociaciones mantenidas en los últimos meses. Tampoco los viajes al país suramericano de la cúpula de Gas Natural Fenosa, encabezada por Isidro Fainé y Rafael Villaseca.

“Se ordena la liquidación de Electricaribe”, manifestó ayer el superintendente de Servicios Públicos, José Miguel Mendoza. El funcionario ha añadido que comenzará de inmediato a buscar “un operador que asuma la prestación del servicio” en la costa atlántica, zona donde opera la compañía. Electricaribe, que fue intervenida de manera preventiva, “no está en condiciones de prestar el servicio de energía con la calidad y continuidad que se requieren”, aseguró Mendoza.

La justificación de Bogotá

La falta de acuerdo no ha sorprendido a los inversores, por lo que la acción de la empresa catalana apenas ha sufrido castigo. “Hemos dado un paso definitivo para remediar los problemas estructurales que han deteriorado el servicio de energía en la costa”, agregó el funcionario, según informa Efe. Electricaribe atiende a 2,5 millones de clientes de los departamentos caribeños de Atlántico, Bolívar, Cesar, Córdoba, La Guajira, Magdalena y Sucre.

Gas Natural Fenosa posee el 85 % de la empresa desde 2009, mientras que el 15 % restante está en manos del Gobierno colombiano. La filial arrastra serios problemas de caja, debido a la elevada cartera de clientes morosos. Según los últimos datos disponibles, al cierre del tercer trimestre de 2016 ascendía a 4,05 billones de pesos (unos 1.260 millones de euros).