Prosegur Cash ya tiene precio. La compañía de logística de valores y gestión de efectivo debutará en la bolsa española este viernes a un precio de referencia de 2 euros por acción, según detalló su matriz, Prosegur, en un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

La salida a bolsa de Prosegur Cash representa la primera operación de este tipo en el parqué español en once meses, desde que se produjeron los debuts de Dominion, Parques Reunidos y Telepizza.

El precio de Prosegur Cash se sitúa en el rango bajo la horquilla inicial de precios fijada por la compañía, que se situaba entre 1,95 y 2,35 euros. De este modo, la valoración total de la compañía alcanza los 3.000 millones de euros. Esto implica, entre otras cuestiones, que Prosegur Cash no valdrá más que su matriz, como se había especulado, ya que al cierre de este miércoles Prosegur contaba con una valoración de 3.345 millones de euros.

La filial valdrá algo menos que su matriz, Prosegur, que capitaliza 3.345 millones

Prosegur, por su parte, obtendrá a través de la venta del 25% -ampliable en un 2,5% adicional, en función del greenshoe– de su filial unos 750 millones de euros.

La oferta ha contado con un elevado respaldo inversor, según ha resaltado la compañía. Según señala en el comunicado, la demanda de acciones ha sobresuscrito en más de tres veces la oferta y el proyecto ha reunido un libro de calidad compuesto por más de 100 inversores.

Sin embargo, la valoración final de Prosegur Cash ha supuesto una notable decepción, una vez que al inicio de la operación se llegó a estimar que alcanzaría una capitalización en torno a los 4.000 millones de euros.

Decepción por el precio

En medio de los rumores, ahora confirmados, sobre la baja valoración de la compañía de gestión de efectivo, las acciones de Prosegur han firmado un fuerte correctivo en los últimos días. En tres sesiones han cedido un 5,7% de su valor.

Entre las razones que han podido restar atractivo a la salida a bolsa resalta la reducción del número de títulos que Prosegur pondrá a la venta, ya que la compañía colocará en el mercado un 25% de su filial -que podría llegar a un máximo del 27,5%-, frente al 40% previsto inicialmente.

Prosegur seguirá controlando de forma directa un 51% del capital, mientras que entre un 24 y un 21,5% de Prosegur Cash -en función del porcentaje que finalmente se coloque entre inversores- estará gestionado por la sociedad Prosegur Asset Management.

En el folleto de la salida a bolsa, la compañía también detallaba una amplia serie de riesgos a los que se enfrentan los inversores que adquieran sus acciones. Entre ellos, uno de los más significativos es el referido al descenso del uso de dinero en efectivo, que “podría tener un efecto negativo en el negocio de la sociedad”. Éste ha sido uno de los puntos en los que más han incidido los analistas a la hora de evaluar las perspectivas del negocio de la empresa de gestión de efectivo.

Prosegur Cash tiene previsto destinar al dividendo entre el 50 y el 60% de su beneficio

El grupo también hace mención a los riesgos derivados de su corta trayectoria como sociedad independiente. “La Sociedad puede verse negativamente afectada por cambios resultantes de la segregación de su negocio del Grupo Prosegur”, señala en el folleto, en el que también se resalta que, en caso de que Prosegur pierda el control de la filial, “algunos contratos de la Sociedad podrían quedar resueltos”.

Frente a estos riesgos, la compañía buscaba convencer a los inversores a través, entre otras cuestiones, de una atractiva política de dividendos. Según se detallaba en el folleto, la pretensión de Prosegur Cash es retribuir al accionista, “como mínimo”, con entre el 50 y el 60% del beneficio neto de la compañía. Esta remuneración se distribuirá mediante cuatro pagos, que tendrán lugar en los meses de diciembre (del año en cuestión) y marzo, junio y septiembre (del año siguiente).