El presidente de Telefónica España, Luis Miguel Gilpérez, ha asegurado que Movistar + no quiere ser un actor que compita con Mediaset y Atresmedia por «la tarta publicitaria» y ha apuntado que la compañía incluso está valorando la posibilidad de dejar de emitir publicidad en los canales de su plataforma. En la jornada Los telecos ante el reto digital, organizada por la APIE, Gilpérez ha incidido en que Telefónica no tiene objetivos concretos en el mercado publicitario y no buscan en él una «nueva fuente de ingresos», por lo que no van a competir con otros actores en este sentido, informa Europa Press.

El ejecutivo ha remarcado que contar un cliente satisfecho con la plataforma les da más valor que un incremento del 10% de los ingresos de publicidad, por lo que no tiene sentido hacer que «se enfade» por la presencia de publicidad en un partido, en el servicio de visionado de los últimos siete días o en su canal #0. En esta línea, el presidente de Telefónica España ha afirmado que él mira las audiencias de su plataforma continuamente, pero ha incidido en que ese no es el objetivo de Movistar +, que pasa más por «ser relevante» y formar parte de la vida del consumidor.

Asimismo, ha remarcado que existe una gran oportunidad para crecer en la baja penetración que tiene la televisión de pago en España, que es la mitad si se comprar con otros países del entorno. Así, apunta que en España hay ahora 5,5 millones de hogares con televisión de pago, mientras que si se compara con la tasa de penetración de otros países similares deberían ascender a 13 o 14 millones. Sin embargo, ha incidido en que para lograrlo es necesario trabajar en dos frentes, por un lado, en lograr una experiencia de usuario y unos contenidos mejores y, por otro, acabar con la piratería, que es «una lacra en el país».

Vender contenidos en otros países

Por otro lado, Gilpérez ha admitido que van a intentar vender los contenidos que produce Telefónica en el mercado internacional, aunque ese no es su objetivo principal, que está centrado más en ofrecer lo que quiere el público español.

En este sentido, ha asegurado que su intención es lanzar en un futuro una serie cada mes, incluso en los meses de verano, compuestas de seis u ocho capítulos de 50 minutos de duración, con calidad de producción cinematográfica y de todos los tipos de géneros que le gustan al consumidor español. Posteriormente, Telefónica analizará si hay apertura en el mercado internacional, siendo más activos en los mercados donde está presente Telefónica, aunque tampoco descarta nada «fuera» de estos países.

Asimismo, ha reiterado que no van a hacer de su plataforma «un videoclub», sino que buscan ser un productor y ofrecer la mejor experiencia de uso, para lo cual están preparando cambios relevantes en su interfaz para todos tipos de dispositivos, incluida la televisión, que estará disponible antes del mes de junio. Gilpérez ha reiterado que la intención de la compañía es que España se convierta en el hub de contenidos de habla hispana a nivel mundial y, además, que eso se vea recompensado en la cuenta de resultados.