Once años después de comprar viviendas sobre plano en Manilva (Málaga) que nunca recibieron, nueve familias británicas recuperarán su dinero. Así lo ha decretado el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número Cuatro de Estepona con una sentencia del pasado 4 de marzo a la que ha tenido acceso este medio: Caixabank (antes Cajasol y antes El Monte) ha sido condenada a devolver casi un millón de euros (958.275 euros) a los extranjeros afectados, quienes además aseguran que apelarán para tratar de recuperar los intereses.

Se trata de una noticia más dentro de la escalada de demandas de miles británicos que invirtieron sus ahorros en comprar casas que nunca recibieron. “Estas personas han sufrido un calvario inmobiliario durante la última década”, subraya María L. de Castro, de Costaluz Lawyers. Esta abogada de Algeciras bregada en litigios inmobiliarios ha llevado el caso a las nueve familias demandantes afectadas por la promoción fallida Jardines de Manilva. Con un final feliz para sus clientes: las cantidades que recuperarán oscilan entre los 82.000 y los 147.000 euros por familia.

La historia arranca en 2006, con la compra de viviendas sobre plano por parte de centenares de familias británicas  que debían ser entregadas como tarde en diciembre de 2007. La adquisición de los ciudadanos británicos se hizo a través de una promotora intermediaria, Manilva Costa S.A. La promotora solo llegó a entregar la primera fase de las viviendas y quebró en 2011, destapándose una deuda de esta última con Caixabank de 30 millones.

Las cantidades que recuperarán los afectados de ‘Jardines de Manilva’ van de 82.000 a 147.000 euros

Entonces Caixabank se opuso a devolver el dinero invertido. “Lo hizo alegando que debido a la intervención de un intermediario en el negocio de compraventa sobre plano, la promotora a la que garantizaba no tenía relación personal directa con los compradores”, explica María de Castro. La entidad financiera alegó varios puntos: que había prescrito la demanda de los querellantes, que la entidad no estaba obligada a emitir un aval individualizado; que la copia del aval colectivo aportado solo aludía a la primera fase entregada, que las familias británicas no habían acreditado los pagos anticipados a los que alude la denuncia…

Jardines de Manilva, una promoción fallida avalada por Caixabank.

Caixabank tendrá que devolver el dinero que pusieron nueve familias británicas por viviendas que nunca les entregaron en Málaga.

Todos estos argumentos han sido rechazados por tierra por el juzgado de Estepona, en algunos casos casi ridiculizando las explicaciones justificadas por Caixabank. “Resulta obvio”, expone la sentencia, “que no ha transcurrido el plazo de 15 años para la prescripción de las acciones personales”. Igualmente, se dice que “resulta acreditado tanto la realidad de los contratos suscritos por los demandantes como el pago anticipado de las cantidades a las que se refiere la demanda”.

Todos los argumentos de Caixabank fueron tumbados por el juzgado de Estepona

También se rebate la inexistencia de aval con la aportación de un documento según el cual la entidad “avala solidariamente, de manera irrevocable, con renuncia expresa a los beneficios de división, exclusión y orden a Manilva Costa S.A. (…) “la parte demandada”, se lee más adelante, “no ha acreditado la limitación del aval, por lo que el mismo ha de ser extensivo también a la Fase II”.

El fallo condena a Caixabank al pago de la cantidad cercana al millón de euros, así como a las costas del juicio. No es la primera vez que la entidad pierde un litigio con la misma promoción de Manilva: en enero de 2015, Caixabank fue condenada a devolver 600.000 euros a 11 inversores británicos por las viviendas no entregadas de Jardines de Manilva. En total, la promoción contaba con 260 viviendas, todas ellas terminadas “de forma deficiente”, según la sentencia de hace dos años.